elnuevodiario.com.ni
  • Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Lamentablemente, Wilton López no podrá jugar en nuestra pelota profesional por estar en una lista de fatiga, pero los otros tres big leaguers pinoleros, Erasmo Ramírez desde el arranque, y Everth Cabrera con Vicente Padilla, más adelante, podrían juntarse inyectándole un excedente de calidad al torneo que se inicia mañana.

Cada nueva edición de la Profesional, nos hace pensar en la posibilidad de ver un mejor béisbol. No estamos pretendiendo que el nivel de competencia se aproxime al que disfrutamos entre 1956 y 1967, verdaderamente fuera de serie, tan inolvidable, que hasta muchos que no lo vieron creen haber sido testigos más allá de su imaginación.

No tendremos a un Rigo Mena, pero Cabrera tan volátil, tan de moda, quizás ansioso de mostrar mucho de su potencial, será un show el tiempo que decida estar en acción con el Bóer; y en pitcheo, Erasmo y Vicente –si finalmente lanza con Chinandega-, en lugar de Willie Hooker y René Paredes, sin alguien por Duncan Campbell, refiriéndome a los cuatro grandes jinetes de aquella época.

Agreguen el punch que proporcionarán los artilleros Yurendell de Caster, el holandés originario de Curazao que viene a tronar con el Chinandega; el dominicano José Pineda, que estará con el Oriental, calificado como destructivo con sus 6 pies 4 pulgadas y 250 libras; Osman Marval, venezolano, casi Triple Corona en Italia, pilar indio; y Christian Guerrero, un jonronero que militará con el León.

Como jefes de staff, el zurdo Logan Morrison en el León; Erasmo Ramírez con el Bóer; Juan Figueroa, muy familiar aquí, en el Oriental; y Rodney Rodríguez, con Chinandega. Por nombres, por cifras, por proceso evolutivo, debemos ver un mejor béisbol.