•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El único de los cuatro “comodines” que no llegó a 90 victorias, los Cardenales de San Luis, cabalgan pistolas en mano rumbo a la Serie Mundial en busca de los Tigres, al imponerse anoche 8-3 a los Gigantes de San Francisco, inclinando la serie por el banderín de liga a su favor 3-1. Sin recordar a Pujols y LaRussa, y sin lamentar la reciente pérdida de Carlos Beltrán lesionado, los Cardenales se apoyaron en el sólido pitcheo del reconstruido Adam Wainwright, y el aporte de un bateo productivo, para colocar a los Gigantes de rodillas.

Wainwright, un derecho de 31 años, quien sometido a la operación “Tommy John” en su codo, no pudo lanzar en el 2011 después de ser un ganador de 20 en el 2010, regresó este año asegurando 14 victorias, y contra los Gigantes, se mantuvo consistentemente durante siete entradas, solo golpeado por el jonrón solitario de Hunter Pence en el segundo episodio, mientras ponchaba a cinco y cedía cuatro imparables.

Batazos empujadores de Matt Holliday y Allen Craig adelantaron a los Cardenales 2-0 en el propio inicio, y aunque el jonrón de Pence nos hizo pensar que podíamos estar en presencia de una intensa batalla, el abridor de San Francisco, Tim Lincecum -considerado hace poco tiempo un pistolero temible, capaz de ganar dos Cy Young consecutivos en 2008 y 2009-, navegando en la inseguridad, permitió cuatro carreras durante su permanencia de cuatro innings y dos tercios, y el pitcheo de relevo, flojo, fue aprovechado por San Luis para estirar la ventaja 8 por 1 antes del noveno. Así qué el jonrón de dos carreras de Pablo Sandoval contra Fernando Salas a última hora, no alteró nervios.

El zurdo Barry Zito, ganador del Cy Young lanzando para Oakland en el 2002 con balance de 23-5, y firmado por los Gigantes en el 2007 garantizándole 126 millones por siete años, solo para registrar cinco temporadas consecutivas frustrantes, antes de ganar 15 veces este año, intentará hoy mantener con vida a los Gigantes.

Los Marlins, que nunca han ganado su división, y por supuesto tampoco la Liga Nacional, tienen dos banderines de Serie Mundial, igual que una vez lo hicieron los Angelinos de California, y ahora, con esta novedad comercial del segundo “comodín”, los Cardenales podrían disponer de la oportunidad de ser los primeros.

¡Ah, cómo me gustaría el resurgir de los Gigantes! Pero no veo cómo.

 

dplay@ibw.com.ni