•   Madrid  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Real Madrid derrotó este sábado por 2-0 al Celta de Vigo (13º), con goles del argentino Gonzalo Higuaín (11) y el portugués Cristiano Ronaldo (67 de penal), colocándose provisionalmente cuarto, a cinco puntos del Barcelona, que juega con el Deportivo, en la octava jornada de la liga española.

Tras un inicio de partido ambicioso, lo que fue rápidamente recompensado con la apertura del marcador por parte de Higuaín, el Real Madrid levantó después el pie, mostrando dificultades para aumentar el marcador y estar tranquilo por el resultado.

Obligado a recomponer la defensa por las bajas por lesión de sus laterales Marcelo, Fabio Coentrao y Álvaro Arbeloa, el entrenador del Real Madrid, José Mourinho, puso como centrales el francés Raphael Varane y al portugués Pepe, mientras que Sergio Ramos regresó a su puesto de lateral derecho y el ghanés Michael Essien se colocó en el carril izquierdo.

Además, el técnico luso asoció por primera vez esta temporada a tres centrocampistas ofensivos, Luka Modric, Kaká y Mesut Özil.

Tentativa del técnico con buen resultado

Esta tentativa tuvo un buen resultado en los primeros veinte minutos, pero el Real Madrid se mostró impreciso después en el remate.

Cuando el Real Madrid encontró buenas ocasiones, gracias a Sergio Ramos (5, 19), fue finalmente una acción involuntaria de Higuaín la que permitió al equipo blanco abrir el marcador.

El argentino, solo en la parte izquierda, intentó un centro que fue ligeramente desviado por un defensa y entró en portería (11).

Después, Higuaín dio un centro a Cristiano Ronaldo que falló con la cabeza una clara ocasión. No sería la única fallada por el portugués ya que envió un balón al palo antes del descaso y tuvo otra clara oportunidad con la cabeza en el 62.

Agradecen penalti provocado por Özil  

Pero finalmente, el Real Madrid logró matar el partido gracias a un penalti provocado por Özil y transformado por Cristiano Ronaldo (67), lo que le permite liderar la clasificación de goleadores con nueve tantos.

"Sabíamos que si el Celta tenía el balón nos iba a crear problemas y teníamos que presionar arriba o como mucho dejarles poca salida de balón. Nuestra presión en la salida ha acabado con su confianza y no les ha permitido jugar como acostumbran", afirmó el técnico adjunto del Real Madrid, Aitor Karanka.

Por su parte, el Malaga consolidó su tercera posición al derrotar con apuros (2-1) en casa al Valladolid (9º).
El equipo castellano se adelantó en el marcador por medio del angoleño Manucho Gonçalves (9), pero el conjunto andaluz logró dar la vuelta al resultado con tantos de Francisco Alarcón, más conocido como Isco (37), y Joaquín Sánchez (88).

Manucho fue expulsado en el minuto 80 y poco después, en el 83, un penalti a Javier Saviola fue fallado por Joaquín, que se haría perdonar marcando el gol de la victoria en el 88.

"El resultado del partido no pasó por ningún error arbitral", afirmó el técnico del Málaga, el chileno Manuel Pellegrini.