•   San Francisco, California, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El jardinero derecho Hunter Pence pegó un doble espectacular de dos carreras que abrió el camino del triunfo de los Gigantes de San Francisco por blanqueada de 9-0 ante los Cardenales de San Luis en el séptimo y decisivo partido de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, que ganaron por 4-3.
La victoria puso a los Gigantes en la Serie Mundial por segunda vez en tres temporadas y esta vez tendrán como rival a los Tigres de Detroit, que barrieron 4-0 a los Yanquis de Nueva York para ganar el banderín de la Liga Americana.
La Serie Mundial comenzará el miércoles en el AT&T Park, de San Francisco con el primer partido al mejor de siete y en el montículo por los Gigantes estará el zurdo Barry Zito, héroe del quinto partido ante los Cardenales, y Justin Verlander, la estrella de los Tigres.
Junto a Pence, que se fue de 5-2 con dos impulsadas y una anotación, el abridor Matt Cain hizo también una gran labor en el montículo al combinarse con cuatro relevistas para silenciar a la ofensiva de los Cardenales.
Cain (1-1) trabajó cinco entradas y dos tercios en los que espació cinco imparables dio una base por bolas y sacó tres poches después de realizar 102 lanzamientos y 64 fueron colocados en la zona del "strike".
El abridor de los Gigantes volvió a conseguir la victoria decisiva por segunda vez en la competición de octubre como lo hizo en la serie de división ante los Rojos de Cincinnati y empataron la mejor marca de todos los tiempos de evitar por sexto partido la eliminación.
El segundo base Marco Scutaro empató la marca de Serie de Campeonato de la Liga Americana al conseguir 14 imparables después de pegar tres hits en cuatro turnos al bate y anotó carrera.
Su compatriota el tercera base Pablo Sandoval impulsó carrera por quinto partido consecutivo y también ayudó a la causa de los Gigantes.
El primera base tejano de sólo 24 años, Brandon Belt, pegó jonrón solitario en la parte baja del octavo episodio para sentenciar el marcador final.
El gran derrotado fue el abridor Kyle Lohse, que nunca tuvo control desde el montículo y lo castigaron de inmediato para durar sólo dos entradas.
Lohse (1-1) cedió seis imparables con cinco carreras limpias, dio una base por bolas y sacó un ponche, tras realizar sólo 46 lanzamientos y 26 fueron puestos en la zona "buena".