•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Siempre se tiene un favorito, y no por corazonada, sino por las consideraciones alrededor de las cifras, las diferentes relaciones incluyendo hombre por hombre y sector por sector, los nombres, y por supuesto, el momento. Entre Tigres y Gigantes, resulta cómodo inclinarse por los rugidores: tienen en Justin Verlander al mejor pistolero del béisbol, su ataque es jefeado por un triple corona como Miguel Cabrera, y cuentan con un factor de inspiración tal es Johnny Peralta. Además, vienen de barrer a los Yanquis, el mejor equipo de los últimos 18 años en Play Offs y líder de la Liga Americana en la temporada recién finalizada.

Casi sin tiempo para recargar baterías, los Gigantes que han impresionado con ese doble impulso para arrebatarles series a los Rojos de 0-2, y los Cardenales de 1-3, llegan con sus puños en alto y rechinando dientes, después de ganar seis partidos de vida o muerte en un alarde, empatando una marca en postemporada. No hay forma de subestimarlos con esa rotación que reúne a cuatro ganadores de 14 o más (Zito, Bumgarner, Vogelson y Cain) con Lincecum como soporte largo, y cuatro relevistas confiables, Santiago Casillas líder en rescates del equipo con 25, Sergio Romo, Jeremy Affeldt y Javier López.

Hay series, como las del 88 y el 89, tan fáciles de pronosticar que no daban ganas de escribir. Aquellos Atléticos de Canseco, McGwire, Dave Henderson, Dave Parker, Carney Lansford, Dave Stewart, Bob Welch, Denis Eckersley, se veían tan inmensos frente a los fracturados Dodgers y los empequeñecidos Gigantes, que Bob Rubin dijo podían ganar en tres juegos, porque el rival no se presentaría al cuarto. Sin embargo, los Dodgers, sorprendentemente, hicieron trizas los vaticinios en el 88, no los Gigantes en el 89, incluso terremoteados en San Francisco.

Menos mal para los Gigantes que hoy no se utiliza tres veces al “as de espadas”. En tiempos de Mathewson, de Bob Gibson, de Lew Burdette, te encontrabas tres veces con el gallo más bravo. Así que Verlander solo puede lanzar dos veces, y eso ofrece margen para San Francisco que en los Play Offs, tuvo en Scutaro (14 hits y .500 puntos) su mejor arma, pero Detroit, colocó a cuatro hombres entre los siete mejores de los cuatro equipos que disputaron los banderines de Liga: Peralta, Austin Jackson, Delmon Young y Cabrera.

No hay duda, sin acordarnos de Valverde, el mayor riesgo es apostar contra los Tigres, que tienen en Scherzer, Aníbal Sánchez y Doug Fister, buen respaldo para Verlander.

 

dplay@ibw.com.ni