•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un problema de orden estructural, dirían en cualquier Escuela de Ingeniería. Fallaron dos pilares y el edificio se vino abajo. La pérdida de pelota de Pepe que interceptó oportunamente Kehl, para entregar al mortífero polaco Lewandowski, una figura cumbre en el engranaje de su equipo, y el mal despeje de Casillas tomado por Schmelzer, quien definió con frialdad y poder, engrandecieron al Borussia Dortmund y empequeñecieron el gran esfuerzo desplegado por el Madrid, sin quitarle brillantez al golazo de Cristiano Ronaldo.

¡Ah, si los goles valieran doble por la precisión y destreza exhibidas al concretarlos, el Madrid, con ese de Cristiano, no hubiera perdido 2-1! Pero no es así, y el equipo de la realeza fue desalojado momentáneamente del liderato en el Grupo D, llamado con certeza, el de la muerte en esta Champions 2012-2013. El Borussia, invicto en los tres juegos, con 7 puntos, está en la cima, un paso adelante del Madrid.

Lo dramático es que Pepe ya había perdido una pelota que Sebastián Kehl intentó materializar, pero salvó Iker, y en el minuto 36, en busca de Ozil, otra falla de Pepe que captura Kehl y la convierte en pase para el zurdazo letal de Lewandowski. Respondió Cristiano de inmediato con su estupendo pincelazo después de desequilibrar a la defensa y medir al arquero Weidenfeller en su salida, estableciendo el 1-1.

El Madrid prevalecía, pese a que en el medio faltaba más seguridad con Xabi Alonso un poco aturdido, pero el Dortmund con atrevimiento, le aplicaba intensidad a su accionar y juego, sostuvo un ritmo llamativo en el segundo tiempo. En el minuto 64, cuando el empate parecía ser justo resultado, los puños de Casillas, en un despeje, llevaron la pelota hacia Schmelzer, quien abrió brecha con su zurda hasta sacudir las redes y adelantar al Borussia 2-1. Mourinho sintió que se lo tragaba la tierra.

El Madrid lo intentó todo, pero no pudo ir más allá en el cierre de juego.

 

dplay@ibw.com.ni