•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

¿Qué se hizo el equipo que estranguló implacablemente a los Yanquis, barriéndolos? Por San Francisco, esos Tigres no fueron vistos en los dos primeros juegos. En contraste con la noche anterior cuando se impuso el punch, los Gigantes utilizaron un machucón, un roletazo para doble play, y un elevado de sacrificio, para resolver la segunda batalla de esta Serie Mundial por 2-0. Ahora los Tigres, reducidos anoche a solo dos hits, sin rugir, se trasladan a Detroit enjaulados y gimiendo después de sufrir dos derrotas.

El machucón magistral de Blanco que llenó las bases en el séptimo sin out, facilitó que un roletazo para doble play de Crawford, le permitiera anotar a Pence, rompiendo el equilibrio 0-0, y en el octavo, otra vez con bases llenas, un elevado de Pence al right field, selló la pizarra. En esta ocasión sin la emoción del bateo ruidoso, los Gigantes se han adelantado 2-0 contra pronósticos, pacificando a los Tigres con la voz de San Francisco y la rima de Rubén.

El zurdo de 23 años, Madison Bumgarner, de los Gigantes, y el derecho de 28, Doug Fister de los Tigres, dos tiradores que difícilmente superan el millón de dólares con la suma de sus salarios, protagonizaron un sereno duelo de pitcheo, sin alardes, pero efectivo derritiendo los bates enemigos. Los dos abridores entrando en calor, atravesaron por un momento de flaqueza en el segundo episodio, pero sobrevivieron, y sujetaron el 0-0 hasta en el cierre del séptimo, cuando lo quebraron los de San Francisco.

En ese segundo inning, los Tigres pagaron caro el atrevimiento de enviar al plato a un corredor sin la suficiente rapidez y la necesaria agilidad como Prince Fielder, proyectándose desde primera sin out con un doble de Delmon Young al jardín izquierdo bien tomado en el rebote contra la pared lateral. El certero relevo realizado por Scutaro recibiendo de Blanco, y el complemento de Posey tocando por detrás a Fielder antes de contactar con el pentágono, fabricaron el out más importante del juego. Los Tigres no volvieron a tener otra oportunidad.

En el cierre de esa entrada, los Gigantes llenaron las bases con dos outs frente a Fister disparando dos hits y agregando un pasaporte, pero con Bumgarner en turno, el peligro se desvaneció con un elevado al short. A partir de ese momento, Fister retiró a otros 11 en fila, hasta ser sacudido por el hit de Sandoval en el sexto, que fue el tercero de San Francisco. Al final, revisando la pizarra, eso no tuvo ninguna utilidad. Los Gigantes triunfaron por 2-0, y colocaron la Serie también 2-0.

 

dplay@ibw.com.ni