•   Oviedo, España  |
  •  |
  •  |

Los futbolistas Iker Casillas y Xavi Hernández se fundieron hoy en un abrazo cuando recibieron el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes, gesto que simboliza su compañerismo y excelencia personal y profesional, virtudes por las que se han hecho merecedores de este galardón.

El portero del Real Madrid y el centrocampista del Barcelona se estrecharon primero la mano y se abrazaron después, en un nuevo ejemplo de compañerismo por encima de la rivalidad de sus equipos y aficiones, mientras eran vitoreados por todos los asistentes en el teatro Campoamor de Oviedo.

"Son un modelo para los jóvenes por su deportividad y buen juego, sin duda; pero también por su actitud conciliadora y por esa amistad de años (...) como un valor añadido fundamental a sus importantes éxitos deportivos. En definitiva, premiamos en Iker y Xavi la grandeza de espíritu, la excelencia personal, además de la profesional", dijo el príncipe Felipe en su discurso.

El heredero de la Corona añadió que "todos estos valores redundan en beneficio del deporte". "Sabemos que son inherentes a las competiciones deportivas la rivalidad, la ambición, la competitividad, los deseos de ganar al contrincante, de conseguir más medallas, más trofeos, más triunfos que los demás. Pero, precisamente por ello, es tan destacable comprobar cómo toda esa rivalidad y lucha deportiva se puede dar compartiendo una profunda amistad".

El Príncipe de Asturias destacó también que los dos internacionales españoles "representan hoy aquí a todos los que en el mundo del deporte cultivan estos valores humanos, fomentan la convivencia y la solidaridad y administran con prudencia el éxito y la fama".

La armonía de las dos estrellas del Real Madrid y el Barcelona se extendió incluso a la ropa, ambos vestían trajes de riguroso negro, mismo color de sus corbatas, relucientes zapatos azabache, camisa blanca y la insignia de los Premios Príncipe de Asturias en sus solapas.

Cuando recibieron el premio saludaron sonrientes al público. Además de darse la mano y abrazarse, miraron hacia el palco donde les aplaudían sus respectivas novias Sara Carbonero (Iker) y Nuria Cunillera, a quien Xavi lanzó un beso.

Asimismo, estaba presente en el acto el presidente del Barcelona Sandro Rosell, los padres de Xavi, y por el Real Madrid el vicepresidente Fernando Fernández Tapias y el director de Relaciones Institucionales, Emilio Butragueño, entre otros.

Xavi comentó que ambos representan "a una generación de futbolistas fantásticos" de los que ellos pueden ser "la cabeza visible", pero sin olvidar "que hay mucha gente partícipe de esa concordia y de ese buen rollo que hay en la selección".