•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Ahí está el genial, incansable y sutilmente destructivo Lionel Messi, abriéndose paso, como diría Rubén nuestro gran poeta, “debajo de los arcos ornados de blancas Minervas, los arcos triunfales donde las Famas erigen sus largas trompetas”, con el balón oculto dentro de su botín zurdo, marcando un par de goles como parte de la orquesta sinfónica de Vilanova, que ignorando las incomodidades del pequeño estadio de Vallecas, funcionó estupendamente en el segundo tiempo fabricando una victoria rotunda por 5-0, con el agregado de los goles registrados por Villa, Fábregas y Xavi, sumando 25 puntos de 27 posibles, garantizando mantener ventaja de 8 sobre el Madrid, que hoy enfrenta al Mallorca, con la sorprendente decisión de utilizar a Higuain como lateral izquierdo, mientras se enfoca en la adquisición del brillante zurdo del Tottenham, Gareth Bale, una vez perseguido por aire, mar y tierra, por el Barcelona.

Sin poder desplegar su fútbol fluido y multiplicador de posibilidades, apretado por las dimensiones del terreno, el Barsa se vio limitado en el primer tiempo, a solo la estocada de Villa en el minuto 19, recibiendo un trazado geométrico perfecto de Cesc, para adelantarse 1-0, inyectándose esa dosis de tranquilidad tan necesaria para sentirse capaz de manejar los hilos, aún de la más complicada telaraña.

El Rayo fue un equipo osado, interesado en quitar espacios presionando, pero en el segundo tiempo, cuando el Barsa se adaptó, y las conexiones entre Messi, Xavi, Cesc y Pedro fueron más precisas, el equipo de Vallecas fue viéndose reducido en su accionar. El centro de Montoya desde la derecha, controlado y rematado de zurda por Messi, aumentó 2-0 en el minuto 48, y los azulgrana se soltaron. Xavi, aprovechando un cruce rasante hacia atrás de Jordi, clavó el tercer gol a los 78, y Cesc, fulminante, sobre un centro de Pedro desde la izquierda, estiró la pizarra 4-0 con el Rayo deshilachándose a los 80. Cerró Messi tomando una entrega de Cesc entrando al área, driblando al arquero Rubén, y sacudiendo las redes para el 5-0.

Después del asfixiante 5-4 contra el Deportivo, el Barsa, cuya marcha triunfal no se detiene, lleva 10 goles en sus últimos dos juegos, en tanto Messi llegó a 301 en su carrera, con 73 en este 2012, solo dos detrás de los 75 de Pelé, y separado 12 del alemán Gerd Muller.

 

dplay@ibw.com.ni