•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Si Ramón Flores sigue atacando cada pitcheo en la Liga Profesional con la misma habilidad con la que habla, habrá que esperar una gran temporada. El artillero chinandegano sacude sus muñecas con soberbia y conecta la pelota con autoridad, ferocidad que lo ha catapultado al liderato de bateo con .435 puntos (46-20).

El bateador de los Tigres de Chinandega ha sido parte de ese engranaje ofensivo que tiene al máximo vuelacerca de la campaña, el holandés Yurendel De Caster (6) y William Vásquez (3), quien además está metido de lleno entre los mejores bateadores.

“Debo reconocer que Omar Linares me ha ayudado mucho. Antes tenía problemas con los pitcheos de rompimiento y ahora he superado esa deficiencia. Precisamente mi último cuadrangular en Tipitapa lo conecté contra un envío de quiebre”, dijo Flores, quien ha descargado cuatro jonrones.

El desempeño con el madero de Ramón no es producto de la casualidad, este muchacho de 26 años que tuvo su experiencia por Ligas Menores tiene gran potencial, su dificultad ha sido su enfoque, ese temperamento que debe ajustarlo para explotar sus habilidades.

No obstante, nunca es tarde para recapacitar y proyectar su carrera en busca de la excelencia. “Sé que tengo la capacidad para sobresalir, estoy entusiasmado y dispuesto a trabajar fuerte para ser tomado en cuenta a la Selección Nacional”, admite.

Precisamente el motivo primordial que dejó fuera a Flores de la convocatoria a la tropa pinolera que estará en las eliminatorias en Panamá, fue su indisciplina con el equipo de Nueva Segovia en el Campeonato Pomares y era el líder jonronero, con 10.

Así que de momento Ramón está con el madero encendido, dispuesto a pelear cada espacio con acciones.