Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

No vi la pelea porque no estoy en Nicaragua, pero viví allá toda la fase previa. Esa confianza total en el triunfo de Román “Chocolatito” González, sólo ha sido superada por la que depositamos en Alexis Argüello antes de retar la destreza finalmente inescrutable del panameño Ernesto “Ñato” Marcel, en 1974.

Argüello llegó a convertirse en la bandera de nuestras ilusiones. Casi nadie dudaba en aquel momento. Los escépticos podían contarse con los dedos de una mano. ¡Diablos!, no hay certezas en el deporte. Alguien que no se encuentra en los 100 primeros del ranking mundial en tenis, se le cruza a Roger Federer o Rafael Nadal; un oxidado Henry Cooper derriba a Muhammad Alí; el poderoso Brasil cae ante Honduras en una Copa América; los sangrantes y cogeantes Dodgers de 1988 le ganan la Serie Mundial a los impactantes Atléticos de Canseco, McGwire y Dave Stewart.

Sorprendente, dramática y dolorosamente, Alexis perdió con Marcel. Luego, la tierra no es redonda, la ley de la gravedad está equivocada, Galileo no tenía razón.

¿Por qué la confianza total en “Chocolatito”? Obviamente por la impresión que ha provocado con su boxeo flexible, creativo y destructivo, por su rápido y consistente crecimiento, por su capacidad para establecer la distancia, por el buen manejo de las combinaciones de golpes, por saber empujar al rival contra las sogas, y sobre todo, por no ceder la iniciativa.

¿Es un boxeador perfecto? No, por supuesto; ni siquiera el inmortal Ray “Sugar” Robinson, el espejo en que se vieron Muhammad Alí y Ray Leonard, fue el púgil perfecto. Le entraban golpes, lo inflamaban, lo cortaban, lo tumbaban, lo derrotaban, pero hay coincidencia plena de opiniones sobre su clara superioridad como el mejor púgil que ha existido.

¿Qué dudas se tenían sobre “Chocolatito”? 1) Su capacidad de asimilación. Argüello y Rosendo resistían y sabían reaccionar. Puede que González también lo pueda hacer, pero era una asignatura pendiente. 2) ¿Cómo funcionar bajo presión? Ésa es una de las claves para la grandeza. Responder estando entre las brasas. Cuestión de agallas. Creemos que las tiene. 3) Su cuerda, ¿qué tan larga es? Argüello era dominante en rounds como el 13, 14 y 15, excepto contra esa fiera que fue Pryor. Ahora son 12 asaltos, pero la exigencia es la misma frente al desgaste. Interesante averiguarlo.

De lo que no había duda es que Yutaka Niida estaba frente a su rival más complicado. Uno piensa que González dispone de los recursos, la fogosidad y la determinación requeridas para ir en busca del cinturón mundial de las 105 libras; otra de las razones por las cuales la confianza en González era total, sin que esto signifique seguridad absoluta en el resultado.

dplay@ibw.com.ni