• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Noche lluviosa, terreno pesado, rival hostigoso y complicado, Cristiano con un corte en la ceja izquierda desde muy temprano producto de un codazo, luego el taconazo de Ramos que parece gol y es salvado milagrosamente en la raya, una atajada espectacular de Casillas volando “a lo Yashin”, el cabezazo de Pepe al travesaño, y el penal que falla Xavi Alonso, fueron los factores adversos que enfrentó y superó el Real Madrid ayer en Valencia para doblegar al Levante 2-1, y no perder de vista al Barcelona, vencedor también entre ciertas dificultades, del Mallorca 4-2.

¡Cómo peleó el Madrid! Fue altamente satisfactorio ver al equipo de la realeza vestido de obrero, batallando con desesperación por una victoria que necesitaba con urgencia, y lograrla mostrando sus agallas, recurriendo a un muchacho de la cantera, Álvaro Morata, para terminar con el suplicio del 1-1 y resolver el juego con ese magistral cabezazo hacia abajo agujereando al arquero Munúa y derrumbando a la multitud rugiente en el minuto 84, cuando los pulmones de todos estaban por reventar.

En un terreno con tanta humedad, zigzagueando charcos, buscando como mantener el equilibrio, rezando en cada intento de entrega rasante, sin control en el juego aéreo, no se podía esperar un partidazo, pero lo fue en intensidad y emotividad, con el Madrid sin Cristiano desde el minuto uno del segundo tiempo. El gladiador herido, sangrante, raramente aceptó ser reemplazado por Albiol.

Imposible jugar bien en esas condiciones sin posibilidades de ninguna geometría prefabricada, con lo imprevisto estorbando paso a paso. El gol de Cristiano, recibiendo limpio en el área y rematando con derecha en el minuto 21, adelanta al Madrid, y en el 62, Ángel quien había entrado por El Zhar, logra pescar una pelota entre terribles dificultades, se proyecta como sobre una balsa, y sobre el cierre de Iker, remata y sacude las redes, empatando el juego.

Y en el minuto 84, el cabezazo del jovencito Morata, con la madurez del legendario Zarra, y el legítimo triunfo del Madrid 2-1, manteniéndose a ocho puntos del Barsa. Empatar era grave, y peor perder.

dplay@ibw.com.ni