• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

¡Qué fácil estaba siendo el 3-0 y cómo se transformó de pronto hacia lo difícil, el triunfo del Barsa, finalmente por 4-2 sobre el Mallorca! La décima victoria del equipo azulgrana especialista en el tiqui-taca, atravesó problemas, pero fue indiscutible, aunque con una inevitable cuota de preocupación entre el minuto 57 y el 69, cuando Messi desactivó los timbres de alarma marcando su segundo gol, un taponazo de zurda recibiendo de Alexis, quien ciertamente quedó en posición off-side, obstruyendo la visual del arquero Aouate.

Esos dos goles de Messi, le permitieron llegar a 76 y saltar sobre los 75 de Pelé en un año, después de todas las valoraciones y correcciones hechas, con el alemán Gerd Muller al tope de la tabla con 85, entre ellos, “un paquete” de 12 sometido a discusión. Se trata de una cifra muy significativa, que no determina quién ha sido el mejor, lo cual obliga a un debate aparte. A Messi le quedan 10 juegos en el resto del año para seguir arremetiendo.

Regresemos al juego. Abrió Xavi al minuto 27 con un remate directo cobrando una falta; aumentó Messi (2-0) en el 43, en una maniobra personal con su sello inconfundible; y estiró más la diferencia Tello (3-0) en el 45, aprovechando un envío de Fábregas. Sin necesidad de mostrar su mejor fútbol; es decir, sin todas sus luces, el Barsa había dinamitado al Mallorca.

¿Qué podía esperarse en el segundo tiempo? Que los hombres de Vilanova terminaran de confeccionar una goleada desproporcionada, como la que consiguió el Madrid por 5-0. Pero no, el partido se le trabó al Barsa, y el gol de Pereira en el minuto 54, recibiendo una entrega larga de Víctor desde la derecha, y apretando el gatillo al entrar al área inutilizando a Valdés, con el agregado del penal por mano de Busquets, ejecutado por Víctor, rasante, estrecharon el marcador 3-2, haciendo regresar apresuradamente lo intrigante.

Messi con su zurda sacó de problemas al Barsa, rematando la entrega de Alexis con el pecho. El chileno quedó en fuera de juego, afectando a Aouate, pero la protesta de los hombres del Mallorca, fue desvanecida por la indiferencia arbitral. Eso gol, estableciendo el 4-2, proporcionó tranquilidad al Barsa en los últimos 21 minutos.

dplay@ibw.com.ni