Osman Rosales Cruz
  • Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

La expectativa está ahí, intacta a pesar de la negativa inmediata de Rosemberg Gómez, 16 (12 KO)-2, de materializar el reto público que hizo a Walter Castillo, 19 (13 KO)-2, hace al menos unas tres semanas.

Precisamente ese tipo de combates, con etiqueta para levantar los niveles de atracción, es lo que necesita el boxeo pinolero y por supuesto, los aficionados.

La potencial reyerta entre Gómez y Castillo es esperada con ansias, se trata de medir fuerza, técnica y destreza sobre el ring de dos hombres con un sentimiento que va más allá de la rivalidad, es odio consumado.

“Yo estoy esperando que Rosemberg se decida a pelear conmigo, es un cobarde que solo es hablar y no soca, que firme el contrato para encerrarse conmigo en el cuadrilátero”, dijo Walter sumamente molesto.

La empresa boxística Prodesa, que sería la promotora que organizaría la pelea, asegura que Rosemberg no ha querido estampar su firma para hacer planes concretos sobre el duelo.

De hecho Gómez evadió a Castillo al aceptar combatir con Edwin Palacios, 7 (4 KO)-1, el próximo 24 de noviembre en el gimnasio Alexis Argüello a ocho asaltos.

“Soy el mejor superligero (140 libras) de Nicaragua y quien considere que no es así, que suba al ring y me enfrente. Por eso deseo pelear con Rosemberg y enseñarle que soy superior, que no tiene la mínima posibilidad de ganarme. Tengo plena seguridad de noquearlo, pero no lo haré para verlo sufrir con la guanteada que le daré”, afirma Walter.

¿Por qué retar y no aceptar?.. Es la pregunta que flota en el ambiente y que ojalá Rosemberg Gómez tome la decisión de intercambiar metralla con uno de los púgiles de más talento de Nicaragua.