• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Últimamente, nuestras selecciones de béisbol carecen del bateo de poder. Ernesto López, Pedro Selva, Ramón Padilla, Próspero González, Panal Delgado, no asoman en las nóminas de los equipos, lo que obliga a determinar un estilo de juego acorde a las características de nuestros jugadores.

En la tropa que estará en Panamá, sobresale la juventud y mucha velocidad de los jugadores, cualidades que Denis Martínez podría explotar. Everth Cabrera, Elmer Reyes, Cheslor Cuthbert, Ofilio Castro, Moisés Flores, Ronald Garth, Dwight Britton, Mark Joseph, son jugadores que se desplazan muy bien en las almohadillas y pueden ganar bases adicionales a la hora de las imparables.

Hay jugadores de regular velocidad como Renato Morales y Jilton Calderón, que junto a Britton y Garth, forman parte de los bateadores con cierta cuota de poder, al lado de Justo Rivas, quien debe ser el bateador designado, confiando en que mantenga su tacto y empuje la pelota sobre las bardas.

Denis Martínez busca su line-up ganador, ese que produzca carreras y eso no solo se consigue con jonrones, sino poniendo la pelota en juego. Si no, pregúntenle a Everth Cabrera cómo tiemblan los rivales cuando él está en circulación. No es que todos se proyecten al robo de base, sino que se debe ser insistente.

Aquí se podría jugar al estilo japonés. Ellos no dependen del bateo de poder, sino del tacto, la velocidad, jugadas en respaldo de su pitcheo, que es de calidad.

Llevamos un fuerte staff de lanzadores. Lástima que Elvin Orozco no alcanzó porque tiene un estilo peculiar de pitcheo, pero hay suficientes brazos para contener a los adversarios.

En estos días, la Selección estará puliéndose para el primer compromiso en el clasificatorio al Clásico Mundial el viernes contra Colombia, que tiene sus figuras, pero se les puede ganar con un juego agresivo y motivado. A Denis Martínez le gusta ese tipo de juego, y se puede aplicar por la disciplina que tienen los peloteros profesionales, atendiendo las señales para el montaje de las jugadas ensayadas en los entrenamientos.

Obviamente, se debe trabajar como una familia, sabiendo lo importante de estos compromisos en el eliminatorio. El partido contra Colombia será fundamental para incrementar las posibilidades de clasificar, y también hay que trabajar fuerte en los otros dos para completar la meta.

El equipo que se ha estructurado es bueno, solo hay que hacerlo funcionar, y con velocidad y destreza se pueden conseguir grandes resultados.