Francisco Jarquín Soto
  • Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Desde su arribo a la Selección Nacional, Ricky Martínez solo ha escuchado resonar su nombre en medio de críticas, muchas muy duras, por haber sido llamado por su padre, el manager, Denis Martínez, quizá sin tener buenos números en las menores, aunque siendo justos, fueron pocos o ninguno los que tuvieron cifras importantes este año.

Pero los señalamientos aumentaron de tono al conocerse que el “Chirizo” incluyera a Ricky en la lista oficial para el Pre-Clásico, mientras sacó a otros de trayectoria como Elvin Orozco y Álvaro López, que debe ser el pitcher del año en el béisbol casero. Para Ricky, el momento difícil de digerir esas críticas ya pasó. En tono de broma, comenta, “al menos me han hecho famoso. Eso es lo bueno de esas críticas, a cada momento escucho mi nombre. Al principio me molestaba pero ahora no. Me han servido mucho porque me inspira a ser mejor lanzador cada vez que llego a la loma”, dijo Martínez.

El vástago del bigleaguer será relevista, aunque todavía no tiene rol definido. “Él me aconseja mucho sobre cómo tomar las críticas y la verdad me ha ayudado. Yo entiendo que todo mundo tiene derecho a opinar, y mi momento de reaccionar será cuando me den la bola para representar a Nicaragua con el orgullo que eso significa para mí”.

Ricky, de 24 años, no es un lanzador de poder, lo más que envió su recta este año fue a 91 millas por hora. En lo que sí se considera fuerte es en el manejo de la curva y sinker. “No tengo la curva como la de mi papá, que creo muchos disfrutamos cuando vemos en vídeos. Todavía en este momento cuando me pongo a aprender con él, es increíble cómo la mueve... Lo importante es que sé dominarla, al igual que el sinker y sé que puedo ayudar mucho a la Selección”.

Sin embargo, en cada relevo estará en escrutinio su labor, y de no responder a las expectativas las críticas serán mayores. “Sé que tengo una gran responsabilidad por estar en la Selección, pero me gané el chance y lo que haré es dar lo mejor de mí en cada relevo, sin presionarme, solo haciendo lo que sé hacer, lanzar”, concluyó.