•  |
  •  |
  • END

Primer asalto:
Yutaka Niida, acostumbrado a pelear en contragolpe, tuvo esta vez que intentar pegar primero con su golpes de izquierda a base de velocidad.

“Chocolatito”, consciente que el japonés dependía de esa virtud para sacar provecho a sus rivales, logró su propósito: cambiar la estrategia de Niida de cazador a cazado.

El nica respondió como un felino a cada intento de ataque de Niida, quien se quería abrir paso de la misma manera con relampagueantes volados y ganchos tratando de no descuidar su guardia, algo que no pudo hacer pues Román le asestó el mejor golpe del asalto, un upper de izquierda en el mentón que hizo estremecer al asiático como advertencia de lo que vendría más tarde. El nica ganó el round 10-9.

Segundo asalto:
Román González recibe algunas izquierdas en volado al rostro, pero lo único que logra Niida es enfurecer más al “Chocolate”, quien contesta con más furia usando ganchos y upper para contrarrestar la ofensiva, pero arriesgando por momentos un poco su defensa; aún así conectó los mejores golpes.

Niida comienza a sacar sus mañas y en varias ocasiones empuja la cabeza de Román hacia abajo para sacarlo de ritmo y distancia.

Aunque el asalto fue más cerrado que el primero, Román lo gana 10-9.

Tercer asalto:
Crece la intensidad de la pelea. “Chocolatito” se vuelve más efectivo con su izquierda en gancho y upper, que la repite a placer arriba y abajo, porque Niida, con más torpeza que coraje, se queda en el centro del ring intercambiando golpes, algo que prácticamente marca el principio del fin de su título mundial. Román, en cualquier distancia lucía fuerte. Fueron pocos golpes los que falló y pese a que Niida quería ripostar, el japonés se encontró con un muro que asimiló lo que tiró y lo hacía estremecer con increíble facilidad.

Niida hace gestos de que no le duelen los golpes que le conecta con insistencia Román, pero en dos ocasiones tuvo que recurrir al amarre para evitar más castigo. Era alarmante lo que se veía al final del round. Niida parecía tan frágil ante tanta ofensiva desplegada por el “Chocolatito”.

Román gana el round 10-9.

Cuarto round:
Yutaka estaba pagando con creces la osadía que tuvo en el round anterior de querer fajarse con Román. Recibió más de ocho veces la izquierda, arriba y abajo, en upper y ganchos, que terminaban en jap cuando el japonés intentaba escaparse infructuosamente del vendaval de golpes que recibía.

Niida respondió conectando a Román con menos rapidez y fuerza, y en ese instante, el nica lo conectó de forma contundente con esa prodigiosa izquierda en la cara que desconectó por unos segundos a su rival del mundo real.

Román ya olía el desastre que provocaría; siguió insistiendo con los golpes de izquierda. Uno de ellos llegó tan limpio a la cara de Niida que provocó una fractura en el tabique.

El tercer hombre del ring llama al médico del ring para chequear a Niida que tiene el ojo derecho cerrado, emanaba sangre por la nariz y parecía aturdido por tantos golpes recibidos en menos de dos asaltos.

A menos de minuto y medio por terminar el cuarto asalto, el médico detiene el combate: Niida no puede seguir peleando con el tabique fracturado y Román se echa a llorar después de una magistral presentación de fuerza y calidad.

Nicaragua goza de su décimo campeón del mundo en su historia, con una contundencia jamás vista por un nica en la conquista de su primera corona.