•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El seleccionador brasileño, Mano Menezes, fue destituido ayer del cargo, a un año y medio del Mundial de 2014, informó la Confederación Brasileña de Fútbol, CBF.

La destitución de Menezes fue una decisión personal del presidente de la CBF, José María Marín, según explicó en una rueda de prensa el director de selecciones, Andrés Sánchez, quien no estaba de acuerdo con el despido porque creía que “ahora no era el momento”.

Sánchez explicó que Marín quiere “otros criterios, una planificación y metodología nueva” a partir de enero, con vistas al Mundial de 2014 en el que Brasil será anfitrión.

El sustituto de Menezes será anunciado a comienzos de enero, según Sánchez, quien aseguró que el elegido es uno de los “seis o siete” candidatos que barajan los medios brasileños y no descartó que sea extranjero, aunque él también se opuso a esa posibilidad.

Asimismo, Sánchez consideró que el sustituto de Menezes deberá mantener la base de la actual selección.

Menezes era el blanco de duras críticas por el juego de la selección. Su volatilidad se plasmó en que probase 102 jugadores desde su debut en agosto de 2010, sin haber conseguido armar un equipo fijo hasta hace poco tiempo.

El despido de Menezes se produjo justo en el momento en el que la selección parecía estar más estable, con una alineación titular más o menos fija, y una racha de buenos resultados, aunque siempre ante equipos de segunda categoría, con los que cosechó goleadas, pero no consiguió ganar a ninguna selección de primer nivel.

El mundillo futbolístico de Brasil le achaca que la selección no ha conseguido desplegar el buen juego de antaño ni ha sido competitiva ante las selecciones de primer nivel mundial.