•   Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El alemán Sebastian Vettel (Red Bull) se convirtió ayer en el tricampeón más joven de la historia de la Fórmula Uno al acabar sexto el Gran Premio de Brasil, en el que el español Fernando Alonso (Ferrari) fue segundo, por detrás del inglés Jenson Button (McLaren), y se quedó a tres puntos del éxito.

Vettel, que sigue sumando récords en F1, pulverizó, con 25 años y 145 días, el de tricampeón, que ostentaba hasta hoy el brasileño Ayrton Senna, fallecido en accidente en Imola durante el Gran Premio de San Marino de 1994, y que tres años antes había festejado su tercer Mundial a los 31 años y 213 días.

Al alemán le bastaba ser cuarto para encadenar su tercer título, siempre y cuando Alonso ganase en Interlagos, donde Butto, quien logró en esta pista el título de 2009, lo repitió hoy su decimocuarta victoria en F1.

El inglés se impuso por delante del doble campeón mundial asturiano, que hubiese festejado por tercera vez en la pista de sus dos títulos (2005 y 2006, con Renault) si, acabando en esa posición, Vettel no hubiese mejorado el octavo, en una carrera en la que el otro piloto de Ferrari, el brasileño Felipe Massa, fue tercero.

Vettel fue sexto y se proclamó campeón con 281 puntos, solo tres más que Alonso, para muchos, ganador moral de un campeonato en el que optimizó los recursos de un monoplaza inferior al del germano, y en el que solo firmó sus dos “ceros” al ser embestido por el francés Romain Grosjean (Lotus) en la salida de Spa (Bélgica) y por el compañero de éste, el finés Kimi Raikkonen, en la de Suzuka (Japón).