•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Aunque la pelea estelar del sábado por la noche la llevó Yader Cardoza, quien se adjudicó el título latinoamericano CMB Minimosca, al vencer a José “El Pollo” Aguilar por decisión unánime, sin duda el duelo más esperado y que arrancaba expectativa era el de Edwin Palacios frente a Rosemberg Gómez en las 145 libras.

Los aficionados y algunos periodistas deportivos, teníamos el interés de ver en acción a Gómez, quien hace algunas semanas había retado al mejor 140 libras del país, Walter Castillo, y que esa noche tendría en frente a un rival de mucho alcance y respetiva cuota de golpeo como Palacios.

La campana sonó y la acción empezó a desarrollarse. El combate tuvo ribetes de emoción, Palacios fue capaz de enviar a la lona a Rosemberg y ponerlo a punto del nocaut en el segundo round, la lucha se friccionó, y en el séptimo el árbitro Onofre Ramírez quitó un punto por botar el protector bucal a Gómez.

Ciertamente no fue un dominio absoluto de Edwin, pero sí hizo lo necesario para llevarse la victoria; sin embargo, una vez más algunos jueces de la Comisión Nicaragüense de Boxeo Profesional, Conibop, se encargaron de entorpecer el espectáculo y despojaron del legítimo éxito a un atleta.

Resulta que Armando García fue el único que vio ganar a Palacios 76-75, después Marcos Francis y Augusto Rojas, puntearon iguales 75-75, en una decisión fuera de contexto y que deja a la Conibop mal parada. ¿Hasta cuándo señores?

Pésimos fallos como el del sábado pasado, son suficiente motivo para restar credibilidad a algunos jueces de la comisión. Y ojalá que el presidente de la entidad, Juan Alberto Molinares, siga con su labor de hacer una limpieza y hacer a un lado a personas que viven bateando de foul.

Lo que nos queda claro es que Rosemberg no tiene ninguna posibilidad de superar a Castillo, ese sí lo noquea, porque Palacios pudo humillarlo pero no pudo rematarlo.

En el caso del triunfo de Cardoza fue inobjetable. Su dominio durante los diez asaltos fue claro, Aguilar volvió a caer en sus manos y terminó con un ojo inflamado.