•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Cuando el Real Madrid se dispone a jugar este martes su partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey contra el Alcoyano, la cantera del club merengue, criticada por José Mourinho antes del encuentro de ida (victoria 4-1), está de nuevo en el ojo del huracán.

Acusado por la prensa española antes del primer enfrentamiento con el Alcoyano de no confiar suficientemente en los jóvenes jugadores formados en el club, prefiriendo futbolistas más aguerridos comprados en el extranjero, el entrenador portugués contraatacó rechazando el trabajo realizado en la cantera.

El portugués criticó directamente al entrenador del equipo filial, Alberto Toril, al que reprochó que daba oportunidades a jugadores "demasiado viejos" (24-25 años) y de no jugar con el mismo sistema de juego que el primer equipo.

Errores compartidos

Una análisis más detallado revela que los errores, en este asunto, están compartidos.

En sus algo más de dos años al frente del equipo blanco (desde el verano de 2010), Mourinho ha hecho debutar con el primer equipo a 15 jugadores 'Made in Real Madrid', más de lo que hicieron sus dos precedesores en el cargo: el chileno Manuel Pellegrini (dos en tres años) y el alemán Bernd Schuster (dos en dos años).

Sin embargo, está por detrás de lo que hizo el actual seleccionador español Vicente del Bosque, que en sus cuatro años como entrenador del Real Madrid hizo debutar a 19 jugadores, entre ellos algunos que tuvieron después cierto recorrido en el club como los defensas Raúl Bravo o Francisco Pavón.

El internacional Juanfran, formado en la cantera merengue y que actualmente triunfa en el Atlético de Madrid, lo admitió recientemente: "Desde que se fue Del Bosque, nadie ha confiado en la cantera".

Y en este panorama, Mourinho no es una excepción: en la temporada 2010-2011, cuando el portugués solo tenía al joven Álvaro Morata como recambio de los delanteros Karim Benzema y Gonzalo Higuaín, prefirió fichar al togolés Emmanuel Adebayor por unos meses en una operación que se reveló decepcionante.

Cantera a un lado

Este pasado verano, 'Mou' tampoco luchó por retener al defensa Daniel Carvajal (20 años) o el centrocampista José Luis Mato 'Joselu' (22 años), que triunfan los dos en la dura Bundesliga, en las filas del Bayer Leverkusen y del Hoffenheim, respectivamente.

Óscar Miñambres, otro jugador lanzado por Del Bosque, lamentaba también en el diario Marca que el club merengue no haga más por sus jóvenes: "Creo que en el Madrid se debería contar mucho más con la cantera, se podrían sacar jugadores muy buenos y darles más oportunidades. Igual que está haciendo el Barcelona. Allí, cada vez que no juega un titular, sale un chico de la cantera y el equipo sigue ganando".

Otras voces, sin embargo, recuerdan que lo que hace Mourinho no es más que perpetuar la política de la entidad, al que siempre le han rodeado las dudas a la hora de dar paso a los jóvenes formados en el club.

"En el (Real) Madrid hay siempre muchas estrellas que tienen nivel mundial, entonces es difícil luchar, les falta un poco la oportunidad a los jóvenes. Creo que ahora a lo mejor, están saliendo un poquito más los canteranos porque Mourinho, habiendo conseguido títulos, tiene menos presión", explica Enrique Corrales, que debutó con Del Bosque en 2000 y actualmente juega en Las Palmas (segunda división).

Otro testimonio que defiende a Mourinho es el de Alberto Giráldez, director de la cantera del Real Madrid hasta el pasado verano, que no piensa que 'The Special One' boicotee a los jóvenes.

Para Giráldez, "depende mucho de la filosofía de cada club". "Hay clubes como el Arsenal que fichan a jugadores de 16-17 años, clubes como el Barça que suben a sus canteranos al primer equipo. En cambio, el Madrid forma jugadores, acaba cediéndoles y vuelven una vez que hayan jugado en otros equipos si el club lo desea, como el caso de (Rubén) De la Red, (Álvaro) Arbeloa, (José) Callejón".

Los jóvenes delanteros como Morata o Jesé mantienen aún la esperanza de que, con mucho esfuerzo y sacrificio, podrán un día jugar con regularidad en el Real Madrid y seguir los pasos de un tal Raúl Gonzalez, símbolo del 'Made in merengue'.