•  |
  •  |
  • END

Llegó el campeón mundial Román “Chocolatito” González y como era de esperarse, se produjo el desborde de aficionados para recibirlo y brindarle ese cariño que el púgil ha sabido ganarse en cada presentación.

Pero fue tanto el entusiasmo de la población, tantas personas que querían felicitarle, que la recepción en la terminal aérea se convirtió en un caos. El desorden ciudadano superó cualquier intento de un vistoso protocolo, por lo que el “Chocolatito” solamente pudo saludar con sus manos en alto.

Muchos periodistas estuvimos allí desde las cinco y media de la tarde en espera de “Chocolatito”, pero colegas de la Radio Ya y Canal 4 dijeron que “el hombre” llegaba hasta la ocho y media.

Desde las siete y media de la noche, diversos medios de comunicación nos apostamos cerca de la puertas del salón VIP, cuando de repente se dio un acontecimiento tan desagradable: una gran cantidad de gente se quiso apropiar de esa salida provocando malestar en todos los que estábamos dando cobertura al evento. La gente y algunos miembros que laboran en el aeropuerto “Augusto César Sandino” terminaron estropeando la labor periodística.

Tanto los familiares del campeón y su equipo de trabajo debieron ser fuertemente custodiados por las autoridades policiales, quienes se los llevaron lo más pronto posible hasta un vehículo, del que partieron al barrio La Esperanza.

El “Chocolatito” se mostró sorprendido por la respuesta de los aficionados, no esperaba tal muestra de cariño a su hazaña. Incluso afirmó que en el mes de diciembre realizará su primera defensa en Japón, dado que el promotor Akihito Honda se siente motivado por la presentación brindada por el nica, quien físicamente no quedó tan lastimado.

Posteriormente fue objeto de una gran recepción en el barrio La Esperanza, donde se preparó una tarima, y allí, tras mostrar su trofeo y cinturón, González envió mensajes de amor y fe por lo obtenido y que espera mantener por buen rato. Por eso se entrenó fuerte, para ser campeón sólido.