• Barcelona, España |
  • |
  • |
  • EFE

En una noche desapacible por el frío y el viento, el Benfica congeló al Barcelona (0-0) y la lesión de Messi, el Camp Nou, en un partido en que los portugueses merecieron más y el récord del astro argentino, que esta noche aspiraba a superar los 85 goles de Müller, se puso en peligro.

Un mano a mano con Artur en el minuto 85 acabó con Messi tendido en el césped y agarrándose la rodilla izquierda. ‘La Pulga’, que había ingresado en el terreno de juego para disputar la última media hora, lo abandonó en camilla.

Fue el triste epílogo de un encuentro para olvidar que ni siquiera sirvió para que los lusos pasaran a octavos de final, porque el Celtic ganó su partido ante el Spartak.

El Benfica, que se jugaba la vida, sabía que si había una noche propicia para sacar petróleo del Camp Nou y seguir vivo en la Champions esa era la de ayer. Y se fueron por el partido desde el pitido inicial.

No ganaron la batalla de la posesión, porque eso es imposible contra el Barcelona actual, pero si la de las ocasiones, y con el paso del tiempo llegaron a exigirle al equipo azulgrana.

Con el público del Camp Nou reclamando a Messi para que rescatara el partido del tedio, se llegó al descanso. Nolito, por el Benfica, y Villa, para el Barcelona animaron algo el encuentro tras la reanudación, mientras el ‘10’ se preparaba en la banda para irrumpir en el choque.

Lo hizo por Rafinha entre el delirio de la grada y con media hora larga para dinamitar el récord de Müller. Y el partido subió unas cuantas revoluciones.

Lejos de intimidarse por la presencia de Messi sobre el césped, el conjunto luso adelantó aun más sus líneas, asfixió la salida del balón del Barcelona y endureció el encuentro hasta llevarlo al límite del reglamento. Pero se olvidó de jugar.

Leo lo intentó sin acierto en un par de faltas lejanas antes de lesionarse cuando encaraba a Artur en su tercera oportunidad. El Camp Nou se congeló, sino lo estaba ya. El silencio inicial dejó paso a los gritos de ‘¡Messi, Messi!, mientras al ‘crack’ de Rosario abandonaba el campo en camilla.

Maxi Pereira tuvo la última en el tiempo añadido. Podía haber metido al Benfica en octavos, pero su disparo, se marcho al limbo. Igual que el récord de Messi.

Solo golpe

El técnico del Barcelona, Tito Vilanova, ha asegurado que las primeras sensaciones respecto a la lesión de Messi ante el Benfica indican que solo se trata de un golpe, por lo que el jugador “está tranquilo” y los azulgranas podrán tenerle “por mucho tiempo”.

“Los doctores han estado mirando, y en principio la sensación es que es un golpe, pero hasta que no hagamos pruebas no lo sabremos mejor. Sea Messi u otro, cuando veo un jugador que cae al césped siempre me preocupo, no hay nada peor que una lesión para un jugador”, ha dicho el técnico en rueda de prensa.