•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En el mundo boxístico el nombre de Miguel Díaz es fácilmente identificado, se trata de un entrenador de trayectoria y prestigio que ha logrado trabajar en las esquinas de 36 campeones mundiales, tales como Diego “Chico” Corrales (QEPD), Oscar de la Hoya, James Tuney, Pacquiao, José Luis Castillo, Marcos Maidana, Víctor Ortiz, David Griman, entre otros.

De manera que el punto de vista sobre el cuarto combate de este sábado en la Arena Garden del MGM Grand, entre el filipino Manny Pacquiao y el azteca Juan Manuel Márquez tiene un peso gigantesco.

“Visualizo una pelea intensa, igual o mejor que las anteriores, porque se trata de dos peleadores con mucho corazón y buen golpeo, que se entregan de lleno sobre el cuadrilátero”, afirmó Díaz, de origen argentino, pero radicado en Estados Unidos desde hace más de 40 años.

Los enfrentamientos entre Márquez-Pacquiao han alcanzado tanta notoriedad, no solo por cuestionables fallos de los jueces, sino por las épicas batallas que han protagonizado (2004, 2008 y 2011).

“Esta vez Manny llega más enfocado, sin problemas familiares y legales que afectaron su rendimiento en noviembre del año pasado. El filipino trabajó con intensidad y hay dos puntos que serán claves en su triunfo del sábado, su velocidad y su capacidad para conectar sus golpes”, expresa el adiestrador.

¿Usted considera que podría existir la posibilidad del nocaut por la explosividad de ambos peleadores?

“No es remoto, pero es difícil, tanto Pacquiao como Márquez se han adaptado a esta categoría y suben fuertes, han demostrado que tienen la capacidad para asimilar castigo. Creo que debe irse a las tarjetas con un triunfo para el filipino”, admite.

Así que el sábado la historia dejará registrada una batalla más, un cruce de fuego que provoca excitación, que solamente se puede escribir a sangre y fuego.