•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Mientras Mesut Ozil sacó del hoyo al Real Madrid con dos goles revitalizantes que le permitieron fabricar un necesario triunfo por 3-2 sobre el crecido Valladolid, el futuro inmediato de Lionel Messi, que estuvo atrapado en la hoguera de las angustias mientras salía en camilla durante el intrascendente duelo de Champions con el Benfica hace unos días, podría recuperar su resplandor hoy de entrar en acción contra el Betis en busca de su gol 85 en el transcurso del año, culminando la intensa y casi desesperada persecución del alemán Gerd Muller.

Messi quien entrenó horas extras sometiendo a prueba su golpeada rodilla izquierda en proceso de restauración, viajó a Sevilla como disponible fuera de riesgo para ser utilizado, dependiendo de la decisión del técnico Vilanova, fortalecido con el regreso de Alexis Sánchez y Danny Alvés. Hay criterios encontrados entre los que se inclinan por la prudencia de no contar con Messi, y los que esperan su presencia aunque no sea total, intentando mantener la ventaja de 11 puntos sobre el Madrid, recordando que en las dos últimas visitas el Barsa no ha podido vencer al Betis.

Con tres juegos pendientes en este 2012, Messi quien es candidato a ganar su cuarto Balón de Oro consecutivo, proeza sin precedentes, parece necesitado de ese récord en poder de Muller desde 1972; en tanto, Vilanova lo que pretende es no cederle un centímetro al Madrid manteniéndolo a distancia.

Ayer, muy temprano, en el minuto 6, el angoleño Manucho adelantó al Valladolid rematando en el área pequeña, sin chance para Casillas, pero a los 12, Callejón supo sacar provecho de un mal trazado realizado por Balenziaga y un resbalón, para entregarle una pelota dorada a Benzema quién estableció el empate 1-1.

Se esperaba, que una vez recuperada la calma, el Madrid se apoderara de los hilos del partido, pero en el minuto 21, otra vez Manucho, ahora de cabeza, haciendo valer sus 1.88 metros de estatura, remató un corner ejecutado por Ebert ante la paralización de Iker, y el Real regresó al valle de las dificultades, quedando atrás 2-1.

Fue Ozil resplandeciente, quien evitó que la tenebrosa posibilidad de alejarse 14 puntos tomara forma, cuando en el minuto 45 en estupenda maniobra deshilachó un doble marcaje, y estableciendo conexión con Benzema, consiguió un gol electrizante.

El Madrid, galvanizado con los cambios de posición y proyección de Cristiano y Callejón, mostró más decisión, y Ozil, ejecutando magistralmente con su zurda una falta por encima de la barrera en el minuto 72, resolvió la batalla asegurando tres puntos más al extrañamente complicado equipo de la realeza.

 

dplay@ibw.com.ni