•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Como lo hicieron Sugar Robinson y Jake LaMotta, el filipino Manny Pacquiao y el azteca Juan Manuel Márquez podrían enfrentarse una quinta vez, pero después de lo visto hace unos días, con Márquez de 39 años, severamente castigado y expuesto a mayores riesgos hasta faltando un segundo del sexto asalto, y Pacquiao derribado estrepitosa y escalofriantemente por una megaderecha arranca-cabeza, dando la impresión de haber entrado a dar un vistazo en ese infierno que nos grafica Dante en su Divina Comedia, esa posibilidad podría ser descartada, a menos, claro está, que las bolsas como factor de tentación, se aproximen a las reservas del Chase Manhattan Bank.

Así que la tan promocionada pelea Pacquiao-Mayweather, capaz de paralizar el planeta hace tres o cuatro años, parece haberse esfumado, esencialmente, por haber perdido intriga. Las derrotas consecutivas de Pacquiao frente a Timoty Bradley, en un fallo envuelto en una polvareda de discusiones, y ante Márquez víctima de un impacto demoledor, más la obligación de una larga pausa para su recuperación necesaria, afectan cualquier plan; en tanto, como rival de Mayweather, Márquez carece de significado, porque cuando se enfrentaron en septiembre de 2009, no fue capaz de ganarle un minuto en ninguno de los 12 asaltos al estadounidense. Sería una revancha sin sentido cuatro años después.

Sin necesidad de seguir peleando y con su esposa atormentada por el sufrimiento atravesado el pasado sábado, Pacquiao podría decidir retirarse y evitar cambiar golpes con el dificilísimo Mayweather, aunque quizás, una vez restablecido, se sienta interesado en la quinta pelea con Márquez, siempre y cuando, el mexicano sea atrapado por una gran oferta.

Mayweather ha estado bostezando. No peleó en 2008, derrotó a Márquez en 2009, a Shane Mosley en 2010, noqueó a Victor Ortiz en 2011, y superó en mayo de este año a Miguel Cotto, manteniéndose invicto en 43 combates con 26 nocáuts. No ha podido Floyd sacarle a su deslumbrante destreza, la rentabilidad deseada, pero lo cobrado, lo saca casi de por vida, del desfiladero de las dificultades, si no pierde la cabeza como tantos.

En el panorama saltan a la vista como potenciales contrincantes, tres junior-medianos invictos: Austin Trout, Vanes Martirosyan y Saúl Alvarez; y el welter Timoty Bradley, ninguno con etiqueta de “ojo con él”. Ya veremos contra quién pelea mientras sigue esperando por Pacquiao.

 

dplay@ibw.com.ni

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus