Francisco Jarquín Soto
  • Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El Real Estelí se decidió a jugar fútbol, por cierto uno muy alegre, contagioso, y su rival desapareció de la cancha. Fue una masacre, futbolísticamente hablando la que se vivió ayer en el Independencia con un club inspirado, a tope de sus facultades, mientras Ferreti no sabía qué hacer ante tanto talento desbordado en su contra. El final fue algo que vino por inercia, una goleada, un contundente 4-0 con dos golazos de Rudel Calero, y otro par de Manuel Rosas, el último en una definición magistral que dejó sin habla al propio Denis Espinoza, quien salió a buscar el uno a uno, para tratar de evitar algo ya imposible.

Estelí desde el principio tomó el comando del juego. Se miró con propiedad en el manejo del balón con Juan Barrera y Elvis Pinel desbordando por las bandas, sintonizados en una misma frecuencia con Calero, Samuel, Rosas y Mejía. Sin embargo a pesar de tanto dominio, Estelí tuvo que esperar hasta el minuto 35 para hacer el primer gol pero valió la pena la espera. Vino un centro de Pinel después de acarrear tanto el balón desde la izquierda y enviarlo frente al área chica donde se acomodó Rudel y remató a pesar de la innumerable marca en la zona. Fue brillante la jugada de Pinel, que la verdad puede considerarse de los mejores del partido.

Ferreti por su parte con un once bastante extraño, sin Darwin Ramírez, con un juvenil Kester Pérez como defensa titular por encima de Donald Parrales y Freddy Villareina. Fue lamentable ver cómo los rojinegros se convertían en espectadores en el propio terreno de juego. No tocaban el balón, estaban dependiendo básicamente del error del rival pero las pocas veces que lo tocaron en ese primer tiempo, no tenían la menor idea qué hacer con el balón.

Para el complemento, Henry Urbina, al verse tan desarmado hizo un cambio. Sacó a Gerardo Arce y entró Villareina. Por momentos pareció que Ferreti quiso meter rimo o más presión al rival pero lo único que logró fue aumentar las faltas sin lograr avances en el control del balón. así llegó el segundo tanto del Estelí y Rudel con un centro de Manuel Rosas que se lo puso como con la mano y remató el caribeño. Con el 2-0 Ferreti tuvo su mejor jugada, dos cabezazos, el último de Ricardo Vega pegó en el travesaño pero sin más.

Luego Estelí se desbordó anotó el tercero por medio de Rosas en penal cometido a Juan Barrera y el mismo Rosas remató al minuto 83 con un golazo que la cuchareó y con un efecto la metió en las redes mientras Denis Espinoza se quedaba atónito viendo la jugada. Estelí para ese instante ya le estaba dando una pasada por toda la cancha al Ferreti, que hoy demostró que no era rival para los campeones nacionales.