• Houston, Texas |
  • |
  • |
  • ESTO de México

El explosivo gancho de zurda que ha hecho sumamente temido a Nonito “Flash” Donaire volvió a estallar este sábado, ahora en la mandíbula del mochiteco Jorge “Travieso” Arce, para dejarlo totalmente noqueado a los 2’59’’ del tercer episodio de su combate por la faja mundial supergallo de la WBO que el asiático puso en juego.

El final fue dramático. La enjundia de ambos guerreros hizo que el pleito se tornase ríspido después de un episodio inicial “casi de estudio”, y los dos cayeron a la lona abrazados al inicio del definitorio tercer giro, al no querer dejarse espacio uno y otro para asestarse castigo. En ese tercer round, Nonito danzó en el ring y Arce se cubrió con sus guantes de los impactos del tagalo y lo retó a atacarlo. Luego de otro amarre en el encuentro, el mexicano descargó un gancho zurdo a la cabeza de Donaire, quien apenas alcanzó a librarse de un derechazo al rostro. El nuestro volvió a bloquear con sus guantes otra embestida de Nonito y su izquierda alcanzó de nuevo la cabeza del oriental. Eso sería el final del intento supremo del “Travieso” por sorprender al mundo, porque a continuación el conocido zurdazo de Nonito le estalló entre el cuello y el parietal y lo puso sobre piernas vacilantes. Arce se batió en retirada hacia su costado derecho y cuando hacía alardes de equilibrio, fue conectado por otra zurda curva, cortita, que le arrojó al tapiz para recibir la cuenta de amparo.

Ahí, al levantarse, el “Travieso” estaba claramente lastimado, pero su legendaria bravura le hizo decirle al réferi Laurence Cole que “podía seguir”, pese a que al caminar hacia delante, a petición del “tercer hombre”, lo hizo sin firmeza. Luego vino el devastador gancho zurdo que le explotó en la mandíbula y lo lanzó de espaldas al suelo, totalmente desmadejado. La cuenta de nocaut no fue necesaria. La fortaleza de Arce le permitió incorporarse poco después, más lastimado en el orgullo que físicamente, solamente para felicitar en el micrófono a su verdugo y confirmar que “si perdía se retiraba del boxeo”.

Arce, de 33 años, dejó su carrera en cinco títulos mundiales conquistados en distintos pesos (incluso el que disputó este sábado y al que había renunciado para ir por el cinto gallo de la misma WBO), con una marca de 61-7, 46 noqueados, dos empates y un “nulo”.

El tetracampeón Donaire, quien había fulminado previamente con ese mismo golpe a Vic Darchinyan y Fernando “Cochulito” Montiel, se consolida a sus 30 años como digno sucesor de las glorias de Manny Pacquiao. Su palmarés creció a 31-1, 19 triturados.