•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Aires de júbilo acarician el rostro del equipo Oriental, que después de caer en el pantano durante diez ocasiones seguidas, han conseguido emerger para ondear la bandera de la victoria en los últimos tres partidos. Anoche emboscaron al Bóer en el Estadio Roque Tadeo Zavala con pizarra de 9x5.

Y en medio de ese valioso repunte de la tropa de Granada, Renato Morales con su madero puso a danzar la esférica al otro lado de la barda del jardín derecho con uno en circulación en el primer inning, que fue clave en las aspiraciones del conjunto que dirige Hubert Silva.

Morales contribuyó con tres carreras producidas en el triunfo de los granadinos, mientras Julio César Raudez (1-1) se acreditó el éxito y el revés lo cargó Braulio Silva (0-1).

La preocupación está ahora en la almohada de la dirigencia India, que ven cómo el equipo recoge las migajas de la cosecha diaria con sus seis derrotas seguidas.

La silla del último lugar tiene nombre, Bóer, que aunque peleó los dos partidos frente al Oriental, terminó cargando la cruz y la pala rumbo al cementerio. Ayer tomaron la delantera en la primera entrada con el vuelacerca de Juan Camilo (4) con Jilton Calderón abordo, pero de inmediato llegó la riposta de Granada y de la misma manera, cuadrangular de Renato Morales (3) con Francisco Santana en base.

Los Tiburones de Granada agregaron tres carreras más en el segundo episodio gracias al espantoso descontrol del abridor del Bóer, Kelvin Sánchez, que debutó en la profesional con los nervios en órbita.

Los capitalinos descontaron en el quinto producto de doblete de Mark Minicozzi e igualaron el score en el séptimo por metrallazo remolcador de Camilo.

Pero el Oriental puso sello oficial a su victoria con par de anotaciones en el séptimo y dos más en el octavo.