•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Interceptar a Chris Paul en su vuelo hacia los Lakers para juntarlo con el fogoso y destructivo Blake Griffin y DeAndre Jordan, agregando la versatilidad de ese veterano inagotable que era Chauncey Billups, le permitió a los Clippers de Los Ángeles, batallar hasta el último instante por ganar la división del Pacífico en la Conferencia del Oeste en la pasada temporada. Finalmente, quedaron a un juego de los Lakers, y se colocaron quintos en lo general detrás de San Antonio, Oklahoma, Memphis y por supuesto, los Lakers, precisamente sus verdugos en semifinales durante una serie extendida a siete duelos.

Después de un balance de 40-26 en esa temporada recortada, los Clippers consiguieron a Jamal Crawford, Lamar Odom, Grant Hill y Willie Green como piezas importantes, no solo para reemplazar pérdidas, sino para fortalecerse. Y lo han logrado, llegando a impactar con una espectacular racha de 16 victorias, que estuvo en peligro el viernes frente al Jazz de Utah, que entró al último cuarto con ventaja de 2 puntos, forzando tres empates en los doce minutos finales, presionando un punto atrás (114-113) faltando 17 segundos. Dos libres de Paul, sepultaron al Jazz 116-113.

Esta noche en su casa, los agigantados Clippers, sin recuperarse por completo de ese reciente susto, intentando alargar la racha a 17 triunfos, volverán a encontrarse con el amenazante equipo de Utah, cuyo discreto registro de 15-16, contrasta con el formidable 24-6 que los angelinos han edificado ruidosamente, piedra sobre piedra, para ser el equipo de mejor rendimiento en la NBA hasta hoy. Este duelo concentra la mayor atención en la jornada.

Mientras los Clippers se mueven en la cima de la montaña, los resurgentes Lakers, con 27 puntos de Kobe, líder anotador, y 10 asistencias del “radar” Nash, recién recuperado, se impusieron 104-87 a Portland, y ganan seis de sus últimos siete juegos para equilibrarse en 15-15, con todavía mucha caña que masticar en busca de restaurar la reputación de equipo temible.

El Heat, campeón defensor, con el LeBron de siempre, tan dañino y eficiente con 35 puntos, pero sin el sancionado Wade, vio cortarse en seis su racha victoriosa al caer por 109-99 ante los Pistons de Detroit; en tanto los Knicks, se sumergieron por un punto ante Sacramento 106-105, pese a la gran actuación de Tyson Chandler con 21 puntos y 18 rebotes, y San Antonio, siempre consistente contra viento y marea, obvió 33 puntos de James Harden doblegando a Houston 122-116.

 

dplay@ibw.com.ni