•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

De los combates realizados en este 2012 en los distintos carteles boxísticos a nivel nacional, muy pocos llenaron las expectativas de los aficionados, quienes en varias ocasiones se quedaron con un sabor agridulce por el pobre nivel mostrado.

Pero si hay un combate que hizo estremecer las paredes emocionales en los apasionados al boxeo, fue el que protagonizaron René “Gemelo” Alvarado (17(11Kos)-1) y Eusebio Osejo (21(7kos)-12-2) el pasado 15 de diciembre en el gimnasio “Alexis

Argüello”. Fue una guerra de principio a fin, con Osejo desestabilizando a Alvarado en los dos primeros asaltos, pero el “Gemelo” al final supo encontrar el rumbo del combate cerrando los espacios con golpes contundentes en la zona baja, y eso terminó dándole el triunfo por nocaut en 7 asaltos.

Sin duda esta pelea es la mejor del año y aunque no se ha mencionado la posibilidad de una revancha en 2013 entre ambos púgiles, no sería descabellado que pudiera suceder.

“Chocolatito”, el mejor

El invicto campeón mundial, Román “Chocolatito” González (34-0, 28 KO), no debe tener inconvenientes para adjudicarse con el premio de Mejor Peleador del Año, que es otorgado por la Comisión Nicaragüense de Boxeo Profesional, Conibop.

Este año, González defendió exitosamente en dos ocasiones su corona minimosca, misma que quedó vacante tras ser declarado Súper Campeón Mundial por la Asociación Mundial de Boxeo, AMB. En el primer semestre del próximo año, Román tendrá la oportunidad de recuperar ese cetro, el cual será disputado entre el nipón Kazuto Ioka y el mexicano José “Torito” Rodríguez, este lunes 31 en Japón.

El campeón que resulte de ese combate obligatoriamente tiene que pelear con el pinolero.

Mención especial

Yáder Cardoza derrotó a José “El Pollo” Aguilar por cuarta ocasión, pero lo más importante fue coronarse campeón latino minimosca del Consejo Mundial de Boxeo, CMB. Cardoza aparece ubicado número 11 en el ranking de este organismo y en cualquier momento podría disputarle el título al monarca mexicano Adrian “Confesor” Hernández.