•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Ciertamente el tiempo ha dejado huellas imborrables en el pesista Orlando Vásquez. A sus 43 años de edad su vitalidad está añeja, ahora extraña esa fortaleza y movimientos en el tabloncillo que lo llevaron a besar la grandeza y ser considerado el mejor atleta aficionado que ha tenido Nicaragua.

Sin embargo, es llamativo su estado emocional al que ahora se aferra, esa pretensión que podría permitirle en medio de nuestro abatido deporte hacer historia si consigue ganar medalla en los próximos Juegos Centroamericanos de Costa Rica en el mes de marzo.

Él está divorciado de la adicción a la droga desde hace muchos meses, con envidiable firmeza marcha con paso victorioso en la batalla más importante de su vida.

“Estoy contento y con muchos deseos de ganar una medalla en los Centroamericanos”, dijo Vásquez, quien se adiestra en doble sesión en el gimnasio que lleva su nombre en el Instituto Nicaragüense de Deportes, IND.

El ganador de medalla Panamericana estará en la tropa nacional y competirá en la categoría de los 56 kilogramos. Según el presidente de la Federación de Pesas, Fenilep, Miguel Niño, el plan es que haga 95 kilos en arranque y 125 en envión, cifras que permitirían quedar entre los tres mejores del certamen.

“Trabajo fuerte todos los días para cumplir con mi anhelo. Tengo varias semanas de estar reconcentrado en la casa de don Miguel, ahí tengo una alimentación balanceada, vitaminas y lo que necesito para adiestramiento, si Dios lo permite podré agregar medallas para Nicaragua”, aseguró Orlando.

No hay apoyo

En los pasados Juegos Centroamericanos de Panamá 2010, las pesas fue el deporte que más medallas aportó, pero esta vez con el nulo respaldo de parte del inoperante Comité Olímpico Nicaragüense, CON, hacia las federaciones, es difícil aspirar a más.