•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

No se puede esperar que un manager coloque todo lo que piensa y siente sobre el tapete cuando se encuentra frente a la incertidumbre. Como un General, tiene que transmitir confianza. Es lo que hace Huber Silva, timonel de los Tiburones, cuando afirma: “Creo en Diego Sandino y sé que vamos a batear lo necesario. Mi equipo es esencialmente ofensivo”.

¿Qué tanto podrías tolerar a Diego si flaquea pronto?

“Él es un pitcher bravo, sabe trabajarle al Bóer y como ustedes saben, se crece en juegos de gran presión. Así que me siento bien entregándole la pelota. Depende de su control y astucia. Le batean mucho por abajo y eso resta poder a los artilleros contrarios”.

¿Y si falla, cuál es tu plan B?

“Si eso ocurre, detrás van a tirar todos. Hay que ganar hoy”.

Excepto Juan Figueroa, quien ha dejado tu rotación amputada.

“Duele no tener a Figueroa. Eso me obliga a pensar en Alexis Candelario para el sábado y Cooper de regreso el domingo en caso de un juego decisivo”.

¿Cambios en la alineación?

“Siempre los hago dependiendo del pitcher contrario. Hoy, Santana volverá a ser lead-off pero la parte central se mantiene”.

¿Cómo ves a Gustavo Martínez en la acera de enfrente?

“Ha estado irregular en este campeonato. Es cierto que mejoró frente a nosotros en su última salida, pero las cifras hablan claramente de su inseguridad”.

“Ganar hoy inclina la balanza y proporciona ventaja. Eso es lo que buscaremos por aire, mar y tierra”, dice Huber sentado en la butaca de la incomodidad.

 

dplay@ibw.com.ni