•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En toda batalla, aún en el terreno deportivo, la victoria se busca hasta con desesperación, porque siempre hay mucho que perder, como quedar atrás 1-2 en una serie pactada a 5 juegos, tambaleándote en el filo del abismo, pero Julio Sánchez, todavía tomando pastillas calmantes después del duelo de pitcheo provoca insomnio del pasado miércoles, que niveló la semifinal 1-1, me dice frente al partido de hoy en Granada, que su equipo Bóer no tiene nada que perder.

“Estamos relajados, sin presión, listos para funcionar contra el pitcheo de Diego Sandino a quien conocemos tan bien. No somos favoritos, por lo tanto, no tenemos nada que perder”.

No es cierto. Sánchez que anuncia a Gustavo Martínez para abrir este duelo cuyo resultado moverá el paralelogramo de posibilidades, sabe que hay mucho en disputa, y que perder, convertiría sus esperanzas en convulsivos nervios haciendo palidecer su frente, como diría el poeta que hoy cumple 146 años de haber nacido.

“Voy a mantener el mismo line-up. En el segundo juego ninguno de los equipos fue ofensivo dominados por el pitcheo, y no alteraré el orden al bate. La diferencia la establecieron dos batazos oportunos”, apunta el manager que solo tuvo a dos hombres en posición anotadora a lo largo de esas nueve entradas, y que sigue confiando en el bate por ahora adormecido y el guante resfriado de Elmer Reyes, considerándolo intocable.

“Para un relevo largo, utilizaré a Elvin Orozco, quien dispone de cuerda suficiente para sostener al equipo en la pelea, y si se trata de una faena en la recta final, el hombre en la colina será Berman Espinoza”, informa.

¿Por qué Martínez y no Orozco cuya efectividad fue superior?

“Porque Gustavo dispone de un buen brazo, se apoya en una experiencia bien cultivada, y en su reciente trabajo contra el Oriental, estuvo bastante acertado durante una victoria por 11-4 de gran significado para nosotros el 12 de enero. Es un tirador que sabe absorber la presión”, dijo sobre el pitcher que registró balance de 5 y 2, con una sangrienta efectividad de 7.01 en 52 entradas y dos tercios.

¿Qué te preocupa del Bóer?

“Nada. Veo bien al equipo y si colocamos suficiente gente en las bases, podremos aprovechar las opciones que se presenten frente a Sandino y los otros brazos”.

Julio Sánchez es un manager de largo kilometraje en este béisbol. Trata de fingir no estar preocupado, pero no logra engañar. Lo imprevisible de este deporte, es incontrolable.

 

dplay@ibw.com.ni