•  |
  •  |
  • END

LA OPINIÓN / LOS ÁNGELES
El asalto de las palabras ya lo ganó Ricardo Mayorga.

Y es que el púgil nicaragüense, fiel a su estilo pendenciero, volvió a dar rienda suelta a su mala educación y sus gruesos adjetivos para desafiar y amenazar a su rival Shane “Sugar” Mosley.

En una conferencia de prensa promocional en torno al combate que sostendrán el sábado en Home Depot Center en la ciudad de Carson, Mayorga dijo que “ésta será una pelea muy corta y una de las más fáciles para mí. Ese hombrecito no es hombre para mí... ni tiene lo que yo tengo de h... para decir que me puede ganar”.

En una atípica confrontación entre un “bad boy” del boxeo (Mayorga) y uno de los más finos señores de los tinglados (Mosley), el cruce de palabras básicamente ha sido de un sólo lado y en eso el nica, que no conoce de límites, ha hablado muy poco de boxeo y sí de pleito callejero.

“No sé por qué hablan ustedes, los periodistas, de gran calidad de “Sugar” Mosley... es un cobarde que va a correr los tres asaltos que va a durar el combate. Apenas sienta mi golpeo, se va querer ir de allí”.

Vale recordar que en el primer encuentro promocional frente a los medios, Mayorga le llevó de regalo unos guantes rosados porque cree que su rival es una niña. “Él es la mujer y yo soy el más macho”.

Frente a esta catarata de escándalo y gruesos adjetivos, Shane Mosley, nativo de Pomona, fue explícito con los medios. “Todo lo que dice Mayorga yo no sé si sirva para la promoción de la pelea, pero lo que si sé, es que arriba del ring no le va a ayudar mucho. Allá va a estar solo. El sábado vamos a estar los dos y no será para conversar”.

Paradójicamente, Mosley que es conocido más como un eximio estilista, tiene mejor porcentaje de victorias antes del límite que su rival, apodado “El Matador”, justamente por el poder de su pegada.

Mayorga es el tipo de boxeador que cambia tres por uno sobre un tinglado. Recibe tres golpes a cambio de conectar uno de los suyos.

Pero esa receta a menudo le ha dado resultados y así fue como se hizo con un nombre en el boxeo. Vernon Forrest tiene que ser la referencia obligada. Mayorga le ganó dos veces por nocaut y Forrest a su vez le ganó dos veces por decisión a Mosley.

“Mosley ya no tiene la velocidad de antes, la tuvo cuando fue bueno, pero eso ya no existe. En cambio, yo sí tengo mi pegada igual. Esa es mi arma”, dice Mayorga, quien insiste en que se ha preparado muy bien para este combate que es un parteaguas en su carrera, porque ganar lo pone en las carteleras de Las Vegas y perder es una discreta invitación al retiro.