•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hace meses cayó el telón de la temporada regular en las Grandes Ligas y todavía estamos atrapados por la motivación de haber estado siguiendo durante seis meses, paso a paso, las huellas de los cuatro peloteros nicaragüenses, ratificando que mientras otros deportes no produzcan figuras de alto nivel, capaces de repercutir como lo hicieron Everth Cabrera, Wilton López, Erasmo Ramírez y Vicente Padilla, el béisbol sobrevivirá como líder de la preferencia en el terruño.

Con el pueblo hastiado de escuchar sobre esta política tan confusa y de soportar a los políticos en su gran mayoría oportunistas, estos cuatro peloteros se convirtieron en la gran atracción noticiosa de cada día, por encima de tantos temas vergonzosos. En lugar de eso, nuestras expectaciones siempre giraron alrededor de estas preguntas escuchadas en los amaneceres: ¿Robó Cabrera? ¿Salvó Wilton? ¿Cómo le fue a Vicente? y ¿Cuándo lanza Erasmo? Esos fueron temas inagotables, aún en círculos no deportivos.

Un gran impacto fue ver al nandaimeño Everth Cabrera tomar por asalto el liderazgo de los roba-bases en la Liga Nacional, con 44, dejando atrás a Michael Bourn de los Bravos, cortándole una racha. Colocando a un lado su porcentaje de .246 puntos, y el hecho de haber debutado hasta el 17 de mayo con los Padres, cerró violentamente con 16 robos en septiembre y 3 en el inicio de octubre, incluyendo una actuación cumbre con 4 el 30 de septiembre.

Jugando unos 40 partidos más, no limitado a 115, Everth podría aproximarse a los 70 en la temporada del 2013, confiando que con la experiencia acumulada, su proceso evolutivo como bateador podría elevarlo unos 15 o 20 puntos en el porcentaje, captar algo más que 44 bases por bolas y reducir la cifra de 110 ponches. Defensivamente, la cobertura de Everth es estupenda y su brazo potente y certero. Eso le permitió aparecer varias veces en el “top ten” del Sports Center, un toque de distinción.

Sin hacer mucho ruido, el derecho de Telica, Wilton López, respondió como relevista medio y cerrador, desde el montículo de un equipo deshilachado en pretensiones como los Astros de Houston, perdedores de 107 juegos. Con 64 apariciones en la colina, 9 menos que en el 2011, Wilton salvó 10 juegos, mantuvo 9 veces la ventaja en el marcador, y ganó 6, perdiendo solo 2, registrando un brillante promedio de 2.17 en carreras limpias.

Confirmó disponer de un llamativo control, y eso explica que solo otorgó 8 bases por bolas a lo largo de 66 entradas y un tercio, ponchando a 54, siendo sacudido por apenas 9 jonrones, entre los 61 imparables admitidos, es decir, menos de uno por inning. Después de 68 trabajos en el 2010 y de realizar 73 en el 2011, la consistencia de Wilton no puede ser sometida a la menor duda. Lo demostró pese a las adversidades que enfrentó. De por vida Wilton presenta balance de 13-13 con 2.14 en efectividad a lo largo de 223 episodios y dos tercios. A partir del 2013 lo veremos en la Liga Americana, entre más dificultades por enfrentar al Bateador Designado.

En tanto, un viejo zorro, el lanza-llamas derecho Vicente Padilla llegó a los Medias Rojas de Boston inyectado de optimismo. De nuevo en su carrera, se encontraba en una gran franquicia con posibilidades de avanzar a los Play Offs, pero Boston no funcionó y terminó erosionando, destrozando vaticinios, lo que afectó severamente al nicaragüense, oscurecido en su cierre de temporada.

Con la mira en otro aterrizaje en la pista de los Agentes Libres, Padilla de 35 años estará en pantalla con balance de 4-1, promedio de 4.50 en carreras limpias durante 50 entradas, una atractiva cifra de 23 sostenimientos de ventaja, solo un salvado por trabajar como relevo medio la mayor parte del tiempo, 59 hits permitidos incluyendo 7 jonrones, 51 ponches y 15 pasaportes. Después de estar en acción durante 13 temporadas, Vicente espera ser considerado lo suficientemente útil para provocar interés en el mercado y continuar en pie de lucha. Lo que parece descartado es que vuelva a ser abridor.

 

Cambio de roles

Durante la fase de negociaciones, Wilton López pasó a formar parte de los Rockies de Colorado y Vicente Padilla firmó con los Halcones de Fukuoka, en el béisbol japonés, donde podría volver al rol de abridor.