•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El ganador de la Triple Corona, Yurandel de Caster del Chinandega, fue seleccionado el pelotero Más Valioso de la Octava Liga Profesional. Ninguna discusión a su alrededor. El pelotero holandés fue dominante y brillante, casi sin pausas desde el cajón de bateo.

Compartiendo el liderato de jonrones con su compañero de equipo Ramón Flores, al conectar 13 cada uno, ofreciendo un cierre de temporada explosivo, De Caster fue el único bateador sobre los .400 puntos registrando .416, y se impuso en carreras producidas con 56.

Nunca en la vieja Liga Profesional transcurrida entre 1956 y 1967, se vio un Triple Corona, y es la primera vez que ocurre en esta nueva etapa.

De Caster respondió a las expectativas que fabricó su contratación. Se dijo que podría ser un bateador capaz de incendiar el torneo, y lo fue, casi de punta a punta.

Aquí tienen a los otros siete peloteros Más Valiosos que hemos visto recientemente en acción:

El año pasado, aunque se apagó en la última parte de la temporada, Juan Camilo, bateador designado del Bóer, fue seleccionado el Pelotero Más Valioso del VII Campeonato de la Liga Nicaragüense de Béisbol Profesional.

Camilo le ganó una cerrada batalla a Mark Minicozzi (Oriental) y William Vásquez (Bóer), en 13 parámetros, de los cuales Camilo lideró siete.

Los parámetros en que destacó Camilo fueron en Carreras anotadas (36), dobles (18), triples (3), bases por bolas (45), menos ponches (27). Fue mejor en sluggin (.596), y porcentaje sobre las bases (.463) del Campeonato. Empató con Minicozzi en juegos decididos (5) y en fildeo (.938).

A lo largo de las siete primeras ediciones de la LNBP, nadie ha podido ganar más de una vez el título de MVP, que se otorga a la figura cumbre de cada torneo.

Hasta el momento, cuatro jugadores criollos y cuatro importados han obtenido este importante premio, que una vez más ha sido compartido.

El receptor leonés del Chinandega, Adolfo Matamoros fue nombrado el Más Valioso de la primera edición de la LNBP (2004-05), gracias a una increíble consistencia con el madero, al punto de ganar el liderato de bateo con .378, sacándole kilómetros de ventaja a sus más cercanos perseguidores, Ofilio Castro y Freddy Chévez, ambos con .307 cada uno.

Para la segunda campaña (2005-06), el dominicano Wilson Batista fue elegido el MVP sobre el artillero cubano del Bóer, Bárbaro Cañizares, quien fue el campeón de bateo con .352, además fue segundo en jonrones con 10 y tercero en impulsadas con 37.

De su lado, Batista fue sublíder de bateo con .333, máximo empujador con 42, tercero en vuelacercas con seis y sobre todo fue el alma y nervio del equipo chinandegano que ganó el campeonato, mientras que el Bóer fue último lugar.

En la temporada 2006-07 se evitó la polémica al compartir el premio el bombardero estadounidense Clyde Williams, del Bóer, y el furioso cañonero nacional Justo Rivas, del León.

Rivas fue más consistente en todo el torneo, en tanto Williams fue creciendo poco a poco hasta convertirse en una figura más descollante y recordada de esta liga. Rivas fue el campeón bateador con .377, mientras que Williams encabezó los jonrones con 13 y las carreras producidas con 40.

Para la siguiente temporada (2007-08) no hubo discusión, porque Diego Sandino estuvo tan sensacional que no dejó lugar a dudas su nominación como Más Valioso.

Al servicio del San Fernando, Sandino registró balance de 10-0 en 12 salidas, con 2.06 en efectividad en 78.2 entradas.

La liga tomó pausa de un año y en la campaña 2009-10 volvió con Jimmy González como flamante campeón de bateo con .363, que le valió para ser el MVP con los Orientales.

El dominicano José Campuzano fue el ganador de la distinción en el 2011 al acaparar seis lideratos, incluyendo el de bateo con .363. También fue primero en anotadas (50), hits (77), dobles (16), triples (5) y robos (22), mientras el Bóer se dirigía a la conquista del título.