•  |
  •  |
  • END

NUEVA YORK
Mariano Rivera colgó el último out y todos los Yanquis de Nueva York entraron rebosantes de felicidad al terreno para celebrar.

Parecía como si hubieran ganado otro campeonato, aunque en esta temporada es casi seguro que terminen con las manos vacías.

El panameño Rivera finalizó lo que Babe Ruth comenzó hace 85 años, y los Yanquis le dijeron adiós la noche del domingo al fabuloso Yankee Stadium con una victoria 7x3 sobre los Orioles de Baltimore que evitó su eliminación de la postemporada --al menos por un día más--.

“Estoy muy, muy agradecido de que pudimos ganar el partido”, dijo Andy Pettitte.

“Fue una noche perfecta”, comentó Jeter.

Jeter fue retirado con dos outs en la sexta entrada y salió trotando del terreno entre vítores estruendosos. Luego salió de la caseta para recibir la ovación de los aficionados. Cuando el partido concluyó, caminó hacia la lomita y, rodeado de sus compañeros, habló a los espectadores.

“Llévense los recuerdos de este estadio, agréguenlos a los nuevos recuerdos que vengan con el nuevo Yankee Stadium y sigan transmitiéndolos de generación en generación”, exclamó Jeter. “Sólo queremos aprovechar este momento para saludarlos a ustedes, los aficionados más grandiosos del mundo”.

En seguida, los Yanquis dieron una vuelta al terreno mientras saludaban con las gorras a los aficionados y la voz grabada de Frank Sinatra cantaba “New York, New York” en el sistema de sonido del parque por última vez.

La Policía también estuvo ocupada. Agentes a caballo formaron una valla en el terreno para impedir que los objetos preciados no desaparecieran antes que el parque.

“Esto es algo así como el séptimo partido de la Serie Mundial, el Súper Bowl, el Mardi Gras. Todo junto a la vez”, describió el manager de los Orioles, Dave Trembley.

Pero en una hermosa noche en el Bronx que esparció historia y nostalgia, los Yanquis no quisieron estropear la gran fiesta.

Los Yanquis se mudarán el año próximo a un estadio palaciego de 1,300 millones de dólares al otro lado de la calle.

Nueva York finalizó con foja de 4,133-2,430-17 en el Yankee Stadium, construido originalmente en 284 días con una inversión de 2.5 millones de dólares. El parque fue la primera instalación deportiva que recibió el nombre de estadio, señaló el equipo.

“Siento que pierdo a un viejo amigo”, dijo Reggie Jackson. “Qué bueno que estuve aquí”.

Pero es el mismo parque, el mismo terreno --y la historia late aquí--.

“Creo que fue más la gente que el estadio”, dijo el otrora astro de los Yanquis Bernie Williams. “La gente habla mucho de la magia y del aura, pero lo que realmente creó al estadio fueron los aficionados. El concreto no le responde a uno. Las butacas no contestan. Es la gente que está aquí, esa raíz que te retiene día con día, eso es lo que vuelve mágico este lugar”.

Los jugadores de los dos equipos permanecieron de pie frente a la caseta para presenciar la presentación, uno tras otros, de astros de antaño de los Yanquis. Éstos tomaron sus lugares ataviados como antes con uniformes de color hueso elaborados con lana auténtica y la franela típica del béisbol, de acuerdo con las etiquetas.

Yogi Berra ya estaba totalmente uniformado a las 17:30, con el cinturón bien ajustado y medias negras altas.

“Dijeron que éste era el tipo de uniforme con el que jugamos. No recuerdo haber tenido éste”, dijo, entre sonrisas de sus interlocutores.

Berra fue uno de los seis yanquis en el Salón de la Fama que se apersonaron en el terreno. Por los grandes peloteros ya idos, como Phil Rizzuto, Thurman Munson, Elston Howard y Roger Maris, asistieron sus parientes.

Don Larsen, quien lanzó un juego perfecto en la casa de los Yanquis en la Serie Mundial de 1956, recogió tierra del montículo con una cuchara de plástico con la ayuda de Whitey Ford.

La escena fue una de las numerosas imágenes nostálgicas en la noche del domingo, que sólo fueron posibles en el Yankee Stadium.

“¡Nos vemos al otro lado de la calle!”

Éste fue el mensaje que apareció en el tablero electrónico, justo abajo de una fotografía con el gesto inconfundible del Bambino.