•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Yo vi jugar a Rigo Mena, y todavía tengo fijas en mis retinas aquellas imágenes realizando jugadas simplificadoras de tal sencillez y efectividad, que nos hacían creer que la espectacularidad era solamente un lujo, al cual, el excepcional pelotero nicaragüense trataba de escapar. “Lo mejor de Rigo es que todo lo hace lucir fácil”, escribió Tomás Morales en la revista Hit de México, cuando el pinolero llegó a establecerse, destacando por su mayúscula utilidad en ese béisbol. “Su recurso más estimable, es la colocación”, decía de él, Rafael “El Dinámico” Rubí.

Esta noche, en la Premiación de la Asociación de Cronistas Deportivos que preside Moisés Ávalos, el paracorto de los Padres de San Diego, Everth Cabrera, recibirá la distinción de Atleta del Año en el terruño, con toda la justicia requerida para convertir su escogencia en indiscutible. Everth, líder en robos de base de la Liga Nacional con 44, superando a Michael Braun y José Reyes, sin haber estado en acción a tiempo completo, y con constante presencia en el “Top Ten” del ESPN en jugadas defensivas, se encuentra en la cima de la montaña entre los paracortos que nuestro béisbol ha producido.

Rigo nunca llegó a las Grandes Ligas, pero a lo largo de 11 temporadas de béisbol rentado de alto nivel entre 1956 y 1967, nunca vimos a alguien mejor que él, y la lista de figuras en esa posición, es bien larga. ¿Cómo olvidar que en la Serie Interamericana de 1964, Rigo fue el Más Valioso encima de Roberto Clemente y Orlando Cepeda, y le quitó el guante del All Star al big leaguer José Pagán?

Ayer, Calixto Vargas decía que cada quien tiene su medida en la época en que compite, lo cual es cierto, pero la tentación de juntar épocas para confundirnos en las valoraciones, es irresistible, y en lo referente a ¿quién ha sido el mejor short pinolero?, la elevación conseguida por Everth Cabrera, el premiado esta noche, no admite el menor cuestionamiento, sin llegar a morder la grandeza de Rigo.

Hay otros dos grandes en la posición, después de la época de Francisco “El Americano” Fletes, y son César Jarquín, quien tanto me impresionó durante mis inicios como cronista, precisamente por esa sencillez para resolver que caracterizó a Rigo, y Bayardo Dávila, un fabricante de magia que agrandaba nuestros ojos y nuestro asombro con sus brillantes ejecutorias.

Pero, el hombre del momento es Evert, quién ojalá siga creciendo en todas las exigencias que plantean las Ligas Mayores.

 

dplay@ibw.com.ni