•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hace cuatro años Everth Cabrera llegó a San Diego por la Regla 5 con la valiosa tarjeta de presentación de 73 bases robadas con los Turistas de Asheville. Esa cifra de estafas fue récord en todas las ligas menores en 2008. De aquel talentoso jugador listo para explotar, al Cabrera de ahora, parece que encontró su punto de ebullición para alcanzar en 2013 su mejor campaña con los Padres.

Cabrera, ya con 26 años se mira más maduro, siempre “hambriento” como él mismo se califica. Fue líder en robos de la Liga Nacional con 44, bateó .246 puntos pero tuvo en los últimos dos meses un repunte feroz, que lo convirtió en un jugador inspirador.

Ahora firmó un contrato de más de un millón de dólares. “Esa firma no me aturde. No estoy mareado, ni me siento en las nubes. Voy a jugar al béisbol como siempre lo hago. Me siento motivado para buscar cómo alcanzar mi mejor nivel y para eso estaba trabajando duro desde hace un mes en Los Ángeles. No es el dinero el que me va a quitar las ganas de disfrutar el béisbol”.

El nica, quien recibió el viernes el premio de Atleta del Año, está seguro de que podría tener en 2013 su mejor rendimiento y su convicción la fundamenta por el trabajo tan específico que ha hecho en esta temporada “muerta”.

“Me siento más fuerte, más rápido. Tengo una condición física que te puedo asegurar estoy al ciento por ciento para el Spring Training y lo más importante es que estoy más concentrado en mejorar en los puntos que considero menos fuerte de mi bateo y mi defensa”, comentó Cabrera, que a su juicio falló en 2012 en su defensa en muchas jugadas de rutina.

“Sentí mucho orgullo en 2012 porque no solo tuve jugadas en el Top 10 como número uno, también escogieron una de ellas entre las mejores de toda la campaña a pesar de que hay unos 30 short stops en las Grandes Ligas. Pero eso no me impide ver que fallé en jugadas de rutina a la defensa, y esas te enojan, te frustran y te pueden hacer perder un partido y en eso he trabajado duro en este mes”, agrega.

Y sobre tu bateo, ¿cuál es tu meta?

“Mi propósito son los .280 puntos y sinceramente volver a pelear el liderato en robos de la Liga. Para el bateo he trabajado este mes con mi perfil derecho. Me decía el coach de bateo que el año pasado tuve muy largo el swing en Triple A y todavía lo llevé así a Grandes Ligas y por ahí perdía capacidad para hacer mejor conexión con la bola. Pero lo recorté y estoy seguro de que me dará buenos resultados. El propio coach de los Padres me vio y se sorprendió por cómo estoy sacando el bate con un swing más corto”.

¿Las bases robadas son una meta principal para vos?

“Lo más importante es demostrar que puedo tomar más bases. Ojalá sea siempre primer bate que es la posición que más me gusta, y ya en las bases aportar de cualquier manera al equipo. Claro, me ilusiona, pienso mucho en volver en las bases robadas de la Liga Nacional pero solo espero estar saludable y concentrarme en el cajón de bateo para tomar más bases”.

¿Qué esperan de vos los Padres?

“Ellos quieren verme por lo menos en 150 partidos y si son 160 mejor. Saben cómo asumo mi trabajo con responsabilidad, les gustó mucho mis últimos dos meses y medio en los que jugué con una gran mentalidad ganadora, salí a divertirme y aportar mucho con mi juego. Ese Cabrera es el que quieren.

Me van a poner como primer bate, eso me lo han comentado por eso estoy enfocado en ser mejor primer bate, me quieren ver que madure. Sobre mi bateo he mejorado la posición de mis manos con mi perfil derecho, entrené mucho mi posición del cuerpo para aprovechar ese swing corto bateando a la derecha y ya verán pronto esos cambios. No será fácil, pero siempre he estado luchando contra la corriente y mi actitud jamás ha decaído”.

¿Te sentís en este instante de los mejores shorts de las Mayores?

“Siento que me hace falta para estar entre los mejores, pero no mucho. Creo que si mejoro en las jugadas de rutina sé que puedo pelear entre los mejores. A veces creo que me confío mucho en el juego y ahí bajo la guardia. Pero si resuelvo bien esas jugadas de rutina con las de fantasía, bateo al menos .280 puntos y vuelvo a ganar el liderato en robos, me sentiré listo para pelear con todos los grandes campo cortos de las Grandes Ligas”.

Everth viaja mañana a Los Ángeles y se reportará el 13 de febrero en Arizona al Spring Training, donde pretende afinar su defensa y el swing con su perfil derecho, entre otras cosas.

“Yo espero el mejor Everth este año, y ustedes saben cómo trabajo. Solo espero tampoco defraudar a nadie, porque sé que hay mucha gente en Nicaragua siguiendo mi carrera, algo que me estimula muchísimo”.

.246

bateó la temporada pasada y fue líder en bases robadas con 44

Trabaja en ofensiva

“El año pasado tuve muy largo el swing en Triple A y todavía lo llevé así a Grandes Ligas y por ahí perdía capacidad para hacer mejor conexión con la bola. Pero lo recorté y estoy seguro de que me dará buenos resultados”.