•  |
  •  |
  • END

A los 37 años es una buena edad para decirle adiós al boxeo, no para Shane Mosley y menos para la mayoría de boxeadores en la actualidad, que se atreven a subir al ring con el tiempo cayendo en sus espaldas.

Mosley le confesó a Thomas Gerbasi, de Max Boxing, que “no entiendo por qué la gente me ve como a un viejo cuando apenas soy un joven de 37 años”. Detrás de esa frase se esconde la esperanza de resurgir como si tuviese la sangre de un toro.

Hace ocho años él hizo historia venciendo a Oscar de la Hoya en el Home Depot Center. A base de velocidad, empuje y un gran estilo le ganó ajustadamente a uno de los más grandes peleadores de la época. La noche del sábado sólo estará frente a un boxeador bravo y valiente, hablador y sin miedo, que quiere quedarse con el premio de resucitar su carrera.

Nadie es el mismo después de tanto tiempo, menos en el boxeo, y a pesar de seis victorias corridas en sus últimos siete pleitos, incluyendo una derrota apretada ante Miguel Cotto, Mosley cree que sigue teniendo el arte, la pasión y el deseo de vencer a los mejores. A veces eso no es suficiente.

“Cuando me enfrenté a Cotto, me preocupe demasiado por noquearlo y dejé abierta mi defensa”, dijo Mosley. “Por eso es que la pelea fue tan cerrada y de mucho intercambio. Tal vez si hubiese boxeado un poco más, en vez de intentar complacer a los fanáticos, probablemente lo hubiese hecho más fácil, me habrían abucheado, pero sería el ganador”, agrega.

“Quiero pelear tres o cuatro veces en un año y enfrentarme a los mejores, sé que me queda mucho por dar en el boxeo”, apunta el favorito de las apuestas en su pleito con Ricardo Mayorga.

“Creo que en medio de las habladurías de Mayorga, me respeta y yo lo respeto a él porque es un gran boxeador. También sabe el tipo de peleador que soy, duro y rápido. Está convencido de que lo que encontrará de mí será a un peleador fuerte para hacer una gran pelea”, apunta Sugar Shane Mosley.

Mosley estuvo haciendo sparring con Carlos Baldomir, un peleador de 23 peleas y 20 nocauts. Mayorga cumplió la promesa de no hablar de la familia de Mosley y se concentró en atacar al boxeador.

“Lo voy a mandar de regreso a casa. Creo que esta pelea debería llamarse el regreso a casa, porque voy a hacerle un favor a su esposa, de retirarlo definitivamente”, fue lo más agresivo que Mayorga le dijo al tres veces campeón del mundo, además de regalarle unos guantes rosa durante la conferencia de prensa. “Éstos son los que usan las mujeres”, le dijo el peleador nicaragüense.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus