•   Sevilla (España)  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Atlético de Madrid jugará la final de la Copa del Rey contra el Real Madrid tras empatar en el Sánchez Pizjuán a dos en una vuelta de la semifinal que sentenció en la primera parte con goles de Diego Costa y Falcao, lo que también le valió para saldar una deuda que tenía pendiente desde 2010, cuando el Sevilla le quitó el título en el Camp Nou.

El brasileño y el colombiano dieron dos zarpazos definitivos ante un rival que no bajó los brazos pero que en la segunda parte se desfondó y que además acabó en inferioridad por la expulsión por doble amarilla del centrocampista chileno Gary Medel, quien dejó el terreno en el minuto 76, y del francés Geoffrey Kondogbia.

Estuvo claro que este no era un partido más, el premio era jugar una final con el Real Madrid, y los dos equipos salieron con alto ritmo y con el balón de una a otra área, pero fue el madrileño el que muy pronto logró uno de sus objetivos, marcar como visitante y contrarrestar así el gol que Álvaro Negredo logró en el Vicente Calderón en la ida.

Fue Diego Costa, que también hizo los dos de los suyos en la ida para dejar el partido entonces en un 2-1, el que fabricó un tanto a la media vuelta entre la defensa local con el que le puso el balón imposible, cruzado, por bajo y pegado a un poste, al meta portugués Antonio Alberto Bastos ‘Beto’.

El Atlético de Madrid, en un contragolpe de manual iniciado por Diego Costa y culminado a la perfección por el goleador colombiano, puso el 0-2 al borde de la media hora y obligaba a los locales a marcar cuatro goles para superar la eliminatoria.

Pese a ello, Jesús Navas se sacó un derechazo espectacular con el que puso el 1-2 en el minuto 39 y el empate llegó en la prolongación con un tanto de Rakitic (96).