•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los países de Centroamérica vivirá en San José, a partir de este domingo y durante quince días, su más importante fiesta deportiva de los X Juegos Centroamericanos, a los que se espera la asistencia de unos 2,500 atletas que competirán por las medallas de 26 disciplinas.

Guatemala, Belice, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá acuden con sus mejores cartas a estas justas, que por primera vez se realizan en Costa Rica desde su primera edición en 1973.

Algunas pocas figuras llegan antecedidas de éxitos internacionales, como es el caso de la gimnasta guatemalteca Ana Sofía Gómez, quien obtuvo una medalla de oro en los Juegos Panamericanos de 2011 por su rutina en la barra de equilibrio, y es una de las esperanzas más firmes de ese país en la lucha por las preseas.

Caso similar es el del panameño Irving Saladino, medalla de oro en salto largo de los Juegos Olímpicos de Pekín-2008 y, sin duda, el más destacado integrante de la delegación canalera.

El tenista Marcelo Arévalo, ganador de varios torneos latinoamericanos, promete satisfacciones a El Salvador, lo mismo que la ciclista Evelyn García, medalla de plata en la contrarreloj individual en los Panamericanos de Guadalajara-2011.


Honduras apuesta con su mejor atleta, Ronald Bennett

Honduras apuesta a la trayectoria de atletas como Ronald Bennett, tres veces campeón centroamericano en los 110 metros vallas, y el velocista olímpico Rolando Palacios.

Las cartas más seguras de Nicaragua para obtener medallas son el boxeador olímpico de 81 kg Osman Bravo, quien participó en los Juegos Olímpicos de Londres-2012, y Rigoberto Calderón, quien ha ganado seis medallas de oro en lanzamiento de jabalina en Juegos Centroamericanos y es considerado el mejor de la especialidad en la región.

Pero más allá de éstas y otras pocas figuras regionales, la mayoría de los deportistas llegarán a San José con el espíritu de plantar sorpresas, pues no existe un país que sea candidato firme a encabezar el medallero.

Guatemala ha sido, históricamente, el país que más ediciones ha ganado, cuatro de nueve, seguido de El Salvador con tres y Panamá con dos.

Costa Rica, que nunca ha obtenido el primer lugar participa con 567 atletas, la delegación más numerosa, y se ha impuesto la meta de escribir una nueva página como protagonista.

Gobierno tico ha invertido 30 millones de dólares

El gobierno costarricense y la alcaldía capitalina han invertido el equivalente a 30 millones de dólares en el apuntalamiento de infraestructura deportiva y otros preparativos para el evento, incluida la construcción de una Ciudad Deportiva en Hatillo, un populoso suburbio en el suroeste de la ciudad.

El complejo incluye un gimnasio con 5,300 butacas; una piscina olímpica y cuatro canchas para la práctica del rácquetbol.

Adicionalmente, fueron restauradas y mejoradas numerosas instalaciones en varias comunidades capitalinas y en centros educativos, en los que tendrán lugar diversas competencias.

La inauguración tendrá como escenario el Estadio Nacional de San José, una moderna estructura para 35,000 espectadores, donada por China y donde fue instalado el pebetero que recibirá el fuego de la antorcha de los juegos.

La presidenta costarricense, Laura Chinchilla, será quien dé el banderazo de salida la noche del domingo en un acto que los organizadores, presididos por el alcalde de San José, Johnny Araya, han prometido que estará lleno de emociones y colorido.

"La participación de todos los hermanos de nuestro istmo centroamericano convierte estos X Juegos Centroamericanos San José 2013, en los de mayor participación de atletas en la historia olímpica regional", señaló esta semana la presidenta Chinchilla al juramentar a los atletas costarricenses.

Los Juegos Centroamericanos, programados cada cuatro años, se han realizado desde 1973, pero tuvieron un bache importante entre los segundos (1977) y los terceros (1986) en la época en que América Central estuvo azotada por guerras civiles.