elnuevodiario.com.ni
  •   Tokio, Japón  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Todo está listo en el Tokio Dome para que cuatro equipos den comienzo la segunda ronda del Grupo 1 de la tercera edición del Clásico Mundial de Béisbol, pero sin que Japón, actuales bicampeones y anfitriones del torneo, Cuba, Holanda y China Taipei, que superaron la primera, salgan de favoritos.

Ninguno de ellos lo hace, a pesar que Cuba es el único que ha llegado invicto con un gran béisbol de equipo, excelente pitcheo, buena defensa, y un bateo oportuno y productivo.

La novena antillana, primera del Grupo A, abrirá el fuego en el Tokio Dome cuando se enfrente a Holanda, segunda del Grupo B, y una victoria confirmaría su buen momento y reivindicación de buscar el pase para llegar a las semifinales que se van a disputar en San Francisco.

Cuba no logró pegar de hit en los primeros cinco episodios de su partido inaugural en el Clásico ante Brasil, pero luego surgió con el bateo explosivo para ganar el partido por 5-2, destrozó 12-0 a China en siete entradas y ganó 6-3 a Japón, primer triunfo en los cuatro enfrentamientos que han tenido en el torneo internacional.

José Abreu, Alexi Bell, Alfredo Despaigne y Yasmani Tomas pegaron un jonrón cada uno en la primera ronda y se combinaron con una producción de 23-5.

Además Despainge fue nombrado Jugador Más Valioso (MVP) del grupo al lograr cuatro imparables en ocho turnos al bate, con un doble, un jonrón y cinco carreras impulsadas en tres partidos.

Mientras que los abridores Ismel Jimenez, Danny Betancourt y Wilber Perez se mostraron intratables desde el montículo y fueron también importantes en los triunfos de Cuba.

Sin embargo, no respondieron lo mismo los relevistas, y esa es una de las preocupaciones que tiene el piloto de Cuba, Víctor Mesa, que sabe que necesita mejorar de cara al futuro si quieren realmente luchar por el título.

Además, la reglamentación del torneo no permite que los abridores en la segunda ronda superen los 80 lanzamiento y en las semifinales y final los 95.

Holanda tiene un bateo sólido y puede hacerle mucho daño al relevo cubano, por lo que será muy importante que en las primeras entradas consigan la ventaja en el marcador porque en partido cerrado, la novena europea puede ser peligrosa.

Lo demostró ante Corea del Sur, la gran favorita a ganar en el Grupo B, pero fue sorprendida por Holanda que la derrotó 5-0 y le costaría la posterior eliminación por diferencia de carreras.

Holanda tiene al jardinero curazoleño Roger Bernadina, de los Nacionales de Washington, al campocorto Andrelton Simmons, de los Bravos de Atlanta y al veterano Andruw Jones, que saben como pegar a la pelota.

Además en el montículo los abridores Diegomar Markwell, que lanzó cuatro entradas en blanco frente a Corea del Sur, y Robbie Cordemans, tienen un gran poder desde el montículo.

Mientras que Japón tendrá que mejorar su bateo durante la segunda ronda, aunque para el duelo contra China Taipei, sale como favorito por aquello del factor campo, pero el piloto de la novena nipona, Koji Yamamoto, reconoció que el bateo tiene que hacer mejor labor.

La novena de japón de a 21 corredores en base y se fueron 5 de 25 cuando hubo hombres en posición de anotar durante la primera ronda.

China Taipei decidió su pase al sorprender a Holanda con triunfo claro de 8-3, en el segundo partido, ganó en el primero a Australia (4-1) y perdió frente a Corea del Sur (3-2), pero hasta el octavo episodio fue por delante en la pizarra.

El abridor Chien-Ming Wang, ex lanzador de los Yanquis de Nueva York y de los Nacionales, es toda una garantía en el montículo y Japón tendrá que tener su mejor inspiración bateadora si quiere superarlo.