•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Si hay una forma de definir al Diriangén en este Clausura es: resurrección agradable. El club más longevo de nuestro fútbol ha sabido aprovechar los momentos que le ofrece cada rival para mantenerse invicto mientras muestra una idea más convincente de lo que pretende en este vigente campeonato: meterse a semifinales y pelear el título, pero con más argumentos ante cualquier rival.

Aquel equipo desaparecido y del que solo estaba quedando su historia y títulos como punto de referencia, a falta de un presente, ahora parece ser una amenaza real para acaparar los puestos cimeros. Le resta una tarea pendiente en esta primera vuelta para calibrar su capacidad, retar a los actuales monarcas del fútbol nacional, Real Estelí en el Clásico, algo que, sinceramente, ya había dejado de serlo por el dominio de los norteños.

Ese reto tendrá su primera versión en la fase regular en el Estadio Independencia hoy (8:00 p.m.), un escenario donde es difícil vencer al club rojiblanco. Tigres de Monterrey no pudo hacerlo en Concachampions; por mucho que se diga que jugó con suplentes, sí lo hizo la Liga Alajuelense en ese torneo, sin embargo, se fue mostrando mucho respeto por su rival.

Estelí vive un momento diferente a los diriambinos, pero está lejos de pasar por una crisis. Aunque perdió el invicto ante Managua en el Independencia y empató con Ferreti, es el segundo mejor club del torneo, solo superado por los Caciques.

Sin embargo, los norteños, que pretenden confirmarse por quinto año seguido como los representantes de Nicaragua en el torneo de clubes campeones de Concacaf, necesitan recuperar el espacio perdido en la sumatoria global.