•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

“Las 47 medallas aseguradas antes de la jornada de ayer, entre ellas 8 de oro, nos colocan en ruta hacia las 100, con posibilidades de crecimiento, de acuerdo con los cálculos previos”, dijo Emmmett Lang, presidente del Comité Olímpico pinolero, mientras entramos a la última y más agitada semana de competencias en San José, Costa Rica, sede de estos Centroamericanos.

Como casi siempre, las pesas con 15 preseas, 1 de oro, 4 de plata y 10 de bronce, proporcionan la mayor cosecha, pese a que algunos potenciales medallistas no pudieron participar por diferentes motivos. “Venimos por más de 20 medallas, pero estamos satisfechos por el rendimiento conseguido frente a tantos factores adversos”, expresó el dirigente de ese deporte, Miguel Niño, quien fue un competidor de alto rendimiento.

El judo con 9 medallas (tres de oro) y el fisicoculturismo con 8 (dos doradas) han contribuido a la presencia amenazante de Nicaragua persiguiendo a Panamá, en la batalla por el cuarto lugar, detrás del líder Guatemala, El Salvador, y el local Costa Rica, mientras Honduras se ha quedado rezagada y Belice se encuentra hundido en el último lugar, sin posibilidad de levantar cabeza.

“Partiendo del rendimiento que aquí registremos, podemos entrar en cálculos para la próxima edición, cuando como organizadores y con el abierto respaldo del gobierno, consigamos una preparación tan intensa y efectiva, como se hizo para dar el gran salto a la notoriedad en 1986 y 1990”, agregó Emmett, confiando en que se podrá lograr un buen cierre.

El tenis de mesa que lucha por reaccionar después de largo tiempo oculto y sin desarrollo, obtuvo dos medallas de bronce, en tanto el joven racquetball, impulsado por un grupo de activistas encabezados por Róger Zamora, que han contratado un competente entrenador mexicano, aseguraron también dos de bronce.

El sorprendente balonmano y el ajedrez femenino han aportado 2 y 5 medallas, incluyendo una de oro cada uno, para el total de 8, con 9 de plata y 30 de bronce. Lamentablemente, varias bajas impiden tener grandes expectativas en pista y campo.