•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La campeona mundial España, tras su inoportuno tropiezo del viernes ante Finlandia (1-1), buscará el martes (20h00 GMT) la victoria en su visita a Francia para recuperar el liderato del grupo I de las eliminatorias y reconducir el rumbo en su camino hacia el Mundial.

Los franceses, que no fallaron ante Georgia (3-1), son líderes con dos puntos más que los españoles, para los cuales cualquier resultado que no sea la victoria supondría una situación muy incómoda y les dejaría cerca de tener que jugar el repechaje de noviembre, como segundo de su grupo.

El duelo vecinal se presenta casi como una final, con el recuerdo todavía presente de su enfrentamiento en los cuartos de la Eurocopa-2012, donde España se impuso 2-0 a Francia, en lo que fue su primera y hasta ahora única victoria sobre los Bleus en un partido oficial.

Cuatro meses después, en el encuentro en Madrid de estas eliminatorias hacia Brasil-2014, Francia arrancó en el descuento un empate 1-1, con un tanto de Olivier Giroud en el 90+4, y empezó a complicar la misión de los españoles.

"Tengo mucho respeto por los franceses y actualmente las diferencias entre los dos equipos no son demasiado importantes. Hay grandes jugadores en el equipo de Francia", comentó el seleccionador español, Vicente del Bosque.

Ese resultado ha hecho que el partido de París, que ya era clave, adquiera una importancia todavía mayor.

A los franceses les bastaría un empate para mantener el liderato y depender de sí mismos antes de sus tres últimos partidos, ante adversarios teóricamente inferiores (Georgia, Bielorrusia, Finlandia), pero el técnico Didier Deschamps aclaró que no saldrá a defender el 0-0 ni a especular con un empate.

"Ellos son los campeones del mundo, vamos a tener que hacer un gran partido para poder ganar", afirmó.

España confía especialmente en el regreso de dos jugadores que no estuvieron ante Finlandia y que sí deberían jugar el martes, Xavi Hernández y Xabi Alonso, dos de los puntales de Del Bosque en el centro del campo. El seleccionador no confirmó su participación, pero ambos se entrenaron el lunes con normalidad.

En la portería repetirá Víctor Valdés, sustituto del titular habitual y capitán, Iker Casillas, que se está recuperando de su lesión en una mano.

La baja del arquero del Real Madrid y del defensa Carles Puyol, recientemente operado en una rodilla, eran las dos principales ausencias del equipo para este partido, pero tras el duelo ante los finlandeses Del Bosque vio cómo se sumaban dos más, la de David Silva por acumulación de tarjetas amarillas y la de Jordi Alba, lesionado en el bíceps femoral.

David Villa, que cuenta cada vez con más minutos en el Barcelona, intentará por su parte aprovechar la oportunidad, pese a que el viernes en Gijón su actuación fue discreta. La otra alternativa en el ataque sería Cesc Fábregas como falso nueve.

En Francia, la etapa de Deschamps, que comenzó después de la Eurocopa-2012, está transcurriendo de manera positiva y el equipo es consciente de que el martes puede dar un paso importante hacia el Mundial de Brasil.

La principal inquietud es el estado anímico del delantero Karim Benzema, que lleva once partidos (929 minutos), desde junio, sin marcar un tanto para la selección francesa, lo que hizo que el viernes recibiera sonoros abucheos.

En sus enfrentamientos anteriores, un total de 32, España domina a Francia por 14 triunfos a 11 -además de 7 empates-, pero en partidos oficiales la hegemonía es claramente azul: cinco para Francia, una para España y dos empates.

 

Alineaciones probables:

Francia: Lloris - Jallet, Varane, Sakho, Evra - Matuidi, Cabaye, Valbuena, Sissoko, Ribery - Benzema. DT: Didier Deschamps.

España: Valdés - Arbeloa, Piqué, Ramos, Monreal - Busquets, Xabi Alonso, Xavi - Iniesta, Villa (o Cesc Fábregas), Pedro. DT: Vicente Del Bosque.

Árbitro: Viktor Kassai (HUN).