•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Para los dos equipos, Real Madrid y Barcelona, fue como un chequeo antes de regresar al accionar de la Champions la próxima semana. Bien el nivel de aceite, los chisperos, los pistones, las válvulas, los frenos y la aceleración. Las maquinarias de fabricar fútbol que todos conocemos, funcionaron destructivamente.

El Madrid superando el susto del 0-1, provocado por el gol de Michel que adelantó a un atrevido Levante en el minuto 31, tomó las riendas del juego, soltó su impetuosidad y golpeó con furia para triunfar 5-1, en tanto el Barcelona apretaba los espacios y el cuello al Mallorca, con flexibilidad y tranquilidad, estrangulándolo 5-0, en un partido que tuvo su momento más emotivo con el ingreso del francés Abidal, largamente ausente por un tumor canceroso en el hígado, y sometido a un trasplante. El gigantesco estadio se estremeció con el latir de los corazones.

El Madrid, otra vez imparable. Impresionante fue su cátedra en el manejo del contragolpe entre el minuto 85 con el gol de Cristiano, quien entró en el segundo tiempo, y el espectacular doblete de Ozil sacudiendo las redes en los minutos 87 y 90, haciendo trizas el molesto 2-1, que mantenía con vida al Levante pese a su inferioridad en la cancha.

Previamente, Higuaín con un hermoso gol de volea, con enganche y media vuelta, había empatado a los 36, y Kaká de penal en el 39, hizo girar el marcador con el Madrid tomando el control remoto del juego, creciendo en agitación con la inclusión de Cristiano y la incidencia de Ozil, mientras Casillas veía el juego desde el banco.

El Barsa sin Messi y con otras ausencias pensando en el duelo con el París Saint Germain el miércoles, utilizando con suficiente confianza a muchos chavalos de La Masía, se apoyó en el entendimiento que consiguieron maniobrando Cesc Fábregas y Alexis Sánchez, para acabar con el suspenso que podía proponer el Mallorca, marcando cuatro goles en el primer tiempo, dos de Cesc y dos de Alexis. ¡Qué forma de combinarse en las penetraciones exhibieron en un llamativo show! El tercer gol de Cesc abriendo el segundo tiempo, selló la pizarra 5-0 y mantuvo la diferencia de 13 puntos que separa al líder Barsa de su perseguidor Madrid.