•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Pase lo que pase en el futuro como racquetbolista del chavalo pinolero Bernardo Zamora, nunca olvidará ese set que le ganó al Campeón Mundial en la categoría de los 16 años, el mexicano Rodrigo Montoya. Por cierto, fue el único set perdido en el torneo Panamericano realizado en Cali, Colombia, por el versátil jugador de proyecciones ilimitadas. Eso permite dimensionar correctamente el destello ofrecido por Bernardo.

Progresando en el difícil deporte de vivísimos reflejos, ese en el que la pelota traza vertiginosamente caprichosas y desconcertantes diagonales rebotando contra las paredes, y que obliga a funcionar como un felino, Bernardo, que es adiestrado en las canchas del Club Terraza por el azteca Javier Moreno, dueño de una amplia experiencia y brillante historial, logró un llamativo crecimiento en el exigente evento de Cali, y llegó a pelearle bravamente el partido a Montoya en todo instante.

“Por momentos, me sentí en su nivel de rendimiento oponiéndole resistencia. Naturalmente fue mi mejor partido y pensé tener oportunidad de provocar la sorpresa del torneo, pero Montoya sacó a relucir su gran calidad, y esa destreza cultivada con un mayor fogueo que el nuestro”, dijo Bernardo durante la reciente entrega de diplomas de reconocimiento realizada por la Federación.

Por su parte, el entrenador Moreno, genuinamente emocionado con la tropa pinolera, se mostró muy satisfecho por los avances conseguidos después de obtener medallas en los torneos de Costa Rica y Cali. “Hay mucho por trabajar, pero ya se están produciendo resultados consecuencia de la constancia en las participaciones internacionales. Se dispone de suficiente elemento tanto en el sector femenino como en el masculino, y en este año 2013 se debe conseguir un importante salto cualitativo”, expresó.