elnuevodiario.com.ni
  •   Londres  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El secretario general de la federación inglesa de fútbol (FA, por sus siglas en inglés), Alex Horne, afirmó hoy que espera que los clubes de la 'Premier League' aprueben esta semana el uso de tecnología contra los goles fantasma para la próxima temporada.

El responsable del máximo organismo del fútbol inglés señaló a la cadena BBC que los 20 clubes de la 'Premier' tienen previsto aprobar formalmente en una reunión el jueves el uso de sensores en las porterías que determinen si el balón traspasa la línea de gol.

El plan para reglamentar en Inglaterra la utilización de esa tecnología, similar al "ojo de halcón" que complementa las decisiones del juez de silla en el tenis profesional, comenzó hace un año, cuando representantes de la 'Premier' se reunieron con dos empresas que comercializan e instalan esos sensores.

"Siempre he pensado que se trata de una tecnología ideal para el fútbol, así que espero que los planes sigan adelante en esa reunión", indicó Horne.

Los aficionados ingleses recuerdan diversos goles fantasma en los últimos tiempos: uno de los más dolorosos fue el que el árbitro no concedió a Frank Lampard en un encuentro del Mundial de 2010 ante Alemania.

El colegiado no apreció que el balón sobrepasara la línea de gol, por que lo que no subió al marcador un tanto que hubiera supuesto el empate para Inglaterra (2-2) en un partido en el que el conjunto de los Tres Leones resultó finalmente eliminado por un contundente 4-1.

Los goles fantasma también han resultado en ocasiones positivos para los ingleses, como en el último encuentro de la primera ronda de la Eurocopa de 2012, cuando un gol del ucraniano Marco Devic no subió al marcador y evitó el empate del conjunto local.

"Hay ocasiones en las que la tecnología es necesaria. Lo hemos visto en Wembley, varias veces en Mundiales y, sin ir más lejos, en la Premier League hasta once o doce veces esta temporada", afirmó Horne.

Los sensores para evitar goles fantasma se utilizarán este verano en la Copa Confederaciones que se disputará en Brasil y, si funcionan según lo previsto, también en el Mundial de 2014.